“Con el municipio de roca no hay un diálogo comprensivo”

¿Cómo observa la actividad frutícola en un futuro cercano?

–Hay tres temas que me inquietan en lo que se refiere al futuro. En primer lugar el tema de las viviendas que se están construyendo al sur de General Roca, sobre nuestras tierras productivas. En el mundo todos cuidan el agua y las tierras, y acá estamos haciendo la inversa, las estamos destruyendo, invadiéndolas. Los barrios, la energía eléctrica, los pozos ciegos están creando un desequilibrio que va a destruir a futuro las buenas características de los suelos.

–Pero tienen permiso municipal para hacerlo…

–El problema es la permisibilidad de las políticas. Roca es una ciudad que podría extenderse al norte indefinidamente. El ejemplo es Regina. Existe un plan director que hicimos con el gobierno de Sarandría que hoy está siendo modificado y destruido vía excepciones. Es muy difícil la recuperación posterior de esas tierras.

–Son señales de la falta de rentabilidad de la actividad…

–Evidentemente los productores venden porque la actividad no es rentable. Y ahí está el deber de fiscalización del Estado.

–¿Se acercó al municipio?

–No me acerqué al municipio porque no hay un diálogo comprensivo.

–¿En segundo lugar ?

–Es Chihuido. Y van a decir que soy un loquito. Ojalá que se haga esa obra. Pero lo que me preocupa es que las autoridades provinciales y nacionales que tienen intervención allí se encarguen de crear la legislación del caudal de agua. Es que todo el Valle del Río Negro se alimenta del canal grande, que al mismo tiempo se alimenta del río Neuquén. No vaya a ser cosa que ante una crisis energética tomen la decisión de cortar el caudal de agua del canal de riego principal. No veo la preocupación de las autoridades.

–¿Han hablado el tema con ellos?

–Sí, pero no hay eco. “Eso ya está previsto” nos dicen, pero no veo nada concreto al respecto.

–¿Y el último tema?

–Es respecto de las grandes empresas hidroeléctricas. El decantamiento del agua hace que bajen claras, lo que genera la proliferación de lama. Eso nos exige limpiar tanto el canal mayor como los secundarios y las acequias, lo que acarrea un gran costo. El canon de riego se ve incrementado tremendamente por eso, lo que afecta al costo de producción también. Durante años se pidió una reparación histórica. El tema es que la electricidad que se consume en Buenos Aires la producimos acá. Sin intención de hacer chauvinismo provincial por lo menos reclamamos que no nos perjudique. Y nos sigue perjudicando, y nunca se hace un aporte y nosotros seguimos limpiando canales.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios