Conmoción frente a una calle de tierra



SENILLOSA (AN)- El dúplex 241 del barrio Fonavi da a una calle amplia por la que ayer corrían libres el viento y la tierra, y enfrente tiene una alameda con una sombra perezosa que se alarga por las tardes. El escenario del drama está cercado y un custodia policial no permite a nadie acercarse mientras sus camaradas y el fiscal subrogante en Homicidios, Ignacio Cano, recorren el lugar. Los vecinos comentan entre ellos, en voz baja, los acontecimientos que de pronto le dieron al sector una dudosa celebridad.

El matrimonio de Oscar Zafita y Ruth Pereyra no se distinguía de los demás por ningún detalle en particular, salvo esas terribles peleas que tenían cada tanto y que trascendían las paredes de la vivienda.

“En el trato eran gente común, como cualquiera”, dijo un vecino. “Teníamos algunos gastos en común, que compartíamos, y el hombre nunca falló”.

Ella era maestra jardinera y se había postulado en la lista de candidatos a concejales por Opción Federal, la fuerza menemista que apoya al MPN. Aunque la suerte le fue esquiva en las urnas, los vecinos dicen que tenía prometido un cargo en el área de Hacienda de la futura gestión municipal. “Era una chica bonita, muy centrada, nadie puede decir nada de ella”, dijo un ex compañero de estudios.

Zafita, en tanto, trabajaba como chofer de una empresa de transportes local. Su trabajo no era constante, así que engrosaba sus ingresos vendiendo rifas. Carece de antecedentes policiales y en la comisaría nunca lo vieron en actitudes extrañas.

Los vecinos están consternados por el episodio, sangriento como ninguno de los que se recuerdan en esta localidad. Y se preguntan cómo se lo explicarán a sus hijos, habituales compañeros de juegos de Nicolás.

“Me parece que a mi hijo le voy a decir que se mudaron, es lo único que se me ocurre. Eran muy amigos”, señaló un vecino.

Nota asociada: Un hombre asesinó a su esposa, a uno de sus hijos e hirió al otro  

Nota asociada: Un hombre asesinó a su esposa, a uno de sus hijos e hirió al otro  


Comentarios


Conmoción frente a una calle de tierra