Crece debate sobre el bloqueo económico

La entrega provisional del poder por el presidente Fidel Castro a su hermano Raúl sacó a relucir la ineficacia del embargo que no logró acabar con su régimen en 44 años y que ahora podría convertirse en un obstáculo mayor en caso de inicio de una transición en Cuba.

«El embargo no ha logrado su propósito de sacar a Castro del poder. Todavía está ahí, enfermo y gobernando a través de notas», declaró Ana Faya de la Fundación Canadiense para las Américas (FOCAL), crítica con ese tipo de medidas punitivas aplicadas por un Estado contra otro. El propio Fidel Castro sacó provecho de la política estadounidense al convertir el embargo en «un instrumento de política doméstica para ocultar cualquier cantidad de ineficiencias en las medidas económicas que se han aplicado» en Cuba, agregó la experta.

El secretario de Comercio Carlos Gutiérrez, un cubano estadounidense, aseguró sin embargo que los países que mantuvieron relaciones económicas con Cuba tampoco lograron cambios en la isla. «Cuba hizo negocio con Canadá y México, mucho con España, pero no hemos observado que esto haya mejorado las vidas de los ciudadanos cubanos normales y corrientes», afirmó.

Por su parte, Nelson Cunningham, ex asesor del presidente demócrata Bill Clinton, criticó la evolución del embargo estadounidense, reforzado en 1996 por la ley Helms-Burton y en 2004 por el presidente George W. Bush, que limitó remesas y viajes a la isla. «Creo que la forma en que se aplicó el embargo en los últimos años quizás contribuyó lamentablemente a sostener a Castro, al darle un enemigo externo», afirmó.

Pero la sorpresiva entrega del poder a Raúl Castro reveló sobre todo que el embargo podría convertirse en un obstáculo para Estados Unidos en caso de que se inicie un proceso de transición en la isla, como lo reveló el liberal Wall Street Journal ayer El influyente diario llamó al gobierno estadounidense a tomar la «decisión útil» de revocar la ley Helms-Burton que impide que el presidente de Estados Unidos pueda levantar el embargo, «mientras Fidel, Raúl o cualquier otra persona que haya sido designada se mantenga en el poder». Esa ley «reduce las posibilidades de que Estados Unidos pueda promover un cambio pacífico mediante un compromiso económico con la Cuba post-Fidel», aseguró el periódico, que coincidió con el New York Times que pidió el fin del embargo. (AFP)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios