Creen que el acusado quiso abusar de la mamá

La mujer tuvo dos cirugías de reconstrucción de cráneo.

VILLA REGINA (AVR).- Con el acompañamiento de una importante cantidad de familiares, allegados y vecinos, ayer por la mañana fueron sepultados los restos de Florencia Ochoa, la nenita de 6 años que fue brutalmente asesinada en la madrugada del jueves por un familiar que también atacó e hirió a su madre, Verónica Rivas, y a su pequeño hermano de 8 meses.

Mientras se producía el traslado hasta el cementerio local, continuaba el trabajo de investigación para establecer los motivos que llevaron al fatal desenlace. Con las horas fue cobrando mayor fuerza la hipótesis de que el homicidio pudo ser a consecuencia de un intento de ataque sexual del único detenido -un joven de 18 años, primo de la madre de la víctima fatal- hacia la mujer de 27 años.

Si bien esa línea de investigación se sostendría en pericias médicas que realizaron a la mujer, quien permanece internada en un centro privado de salud de Roca (ver recuadro), aún no se descartan otras hipótesis, entre ellas las vinculadas al tráfico y consumo de estupefacientes.

En tanto ayer por la mañana Pablo Reyes, pareja de Rivas y padre del bebé atacado, fue trasladado hasta el juzgado Federal de Roca para que brinde declaración indagatoria a raíz de que se encontró en la vivienda donde ocurrió el horrible asesinato una mochila de su propiedad en la que había 400 gramos de marihuana y un revólver calibre 32.

Por otro lado, se prevé que recién el martes el juez Milton Dumrauf -quien está subrogando a la jueza Margarita Carrasco en el Juzgado de Instrucción Penal N° 20 de esta ciudad- tome declaración indagatoria a Rolando Oyarzún, el joven de 18 años detenido como presunto autor material del homicidio. Según confiaron fuentes de la investigación, en un allanamiento realizado en su vivienda se le secuestraron importantes elementos que lo vincularían directamente con el hecho.

Ayer, minutos después de las 11 de la mañana, los restos de Florencia Ochoa fueron trasladados desde la sala velatoria hasta el cementerio reginense, donde recibieron sepultura. Una larga caravana conformada por familiares, allegados y vecinos de la familia acompañó el traslado, aún con un gran sentimiento de impotencia y horror ante lo ocurrido a la pequeña y su familia.

Al mismo tiempo continúan las tareas de investigación para determinar las causales del brutal ataque. Se considera fundamental el testimonio que pueda brindar la madre de la pequeña.

Justamente ayer, durante un breve lapso, la mujer despertó de los sedantes y esto, según trascendió de fuentes cercanas a la investigación, permitió avanzar en una pericia que indicaría que hubo un abuso sexual.

También ayer trascendieron mayores detalles en cuanto a la sucesión de hechos que desencadenaron el fatal ataque, donde también la presencia de drogas mantiene abierta una segunda línea de investigación.

En tal sentido, de acuerdo con los datos obtenidos, en las horas previas al hecho tanto Reyes como Oyarzún habrían estado en una vivienda próxima a la que ocupaba la joven madre con sus dos pequeños hijos, donde compartieron algunas bebidas alcohólicas, y según se presume, también habrían consumido cigarrillos de marihuana.

En el transcurso de la madrugada Oyarzún se retiró del lugar, para aparentemente dirigirse hacia su vivienda, ubicada en el mismo barrio Matadero y a sólo 200 metros de la casa de Rivas.

Más tarde, según la cronología de los hechos que presumen los investigadores, el joven se dirigió a la casa de su prima Verónica, quien que en principio le permitió ingresar en la vivienda pero luego se desató una discusión.

Los gritos habrían provocado que la pequeña Florencia se despertara e intentara ayudar a su madre, que estaba siendo atacada. Fue allí donde recibió los puntazos en el cuerpo, mientras que la madre también resultó con múltiples heridas en sus manos y antebrazos, claros signos de que intentó defenderse del ataque. Sin embargo un certero golpe al rostro la habría desmayado; cuando despertó se encontró con el horrible panorama dentro de su casa, por lo que comenzó a pedir auxilio y atrajo la presencia de vecinos.

Minutos más tarde llegó la policía, la que con pocos datos inició la investigación que arrojó resultados positivos con la detención del supuesto agresor y el secuestro de un importante número de elementos en su vivienda que lo vincularían de manera directa con la causa.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora