Cuestionamientos que están hace ya tres años

“No son una sorpresa las observaciones y cuestionamientos a estos dos productos, ya que se conocen por lo menos desde hace unos tres años”, nos dice el Ing. Agr. Ricardo Edelstein, de la empresa frutícola Austrade SRL, al referirse a las restricciones que los mercados europeos imponen a algunos principios químicos utilizados como antiescaldantes en frutas de pepita en poscosecha.

Detalla que a través de algunas prórrogas impuestas a fruta de importación se fue extendiendo el plazo de tolerancia por parte de ese mercado hasta esta temporada, que ya no los incluye.

Desde el sector se analizan diferentes alternativas y “hay que mirar desde un escalón más arriba”, apunta Edelstein, indicando que “al fenómeno hay que poder verlo no sólo desde una perspectiva técnica sino también comercial, por lo que es necesario observarlo en sintonía fina entre estas dos áreas”.

La clave es “definir una estrategia operativa y determinar qué fruta tratar y cuál no, de acuerdo con el mercado al que se destina –y si el mismo impone restricciones–, comercializar antes de que el fenómeno se manifieste en destino, así como también los excedentes que quedan en origen, estableciendo una sintonía técnico-comercial.

Describe que hay mercados que admiten tolerancia a estos productos como el interno, el mexicano o el norteamericano. No debemos desestimar el uso mientras se permita al menos uno de ellos, la etoxiquina, considerando que la DPA puede traer consecuencias negativas por fenómenos de contaminación cruzada.

“No hay recetas, sentencia el profesional, cada empresa, frente a cada situación, debe poder elegir una estrategia basada en su realidad comercial y definir un conjunto de herramientas para minimizar el impacto de esta limitación que impone el mercado europeo”, señala el profesional.

Mencionó también el uso de herramientas alternativas de control con productos como 1-MCP y/o la utilización de atmósferas controladas de muy bajo oxígeno (inferiores /cercanos al 1%) como es el caso de las AC dinámicas y/o el ultrabajo oxígeno. Austrade SRL viene llevando adelante experiencias con esta última alternativa.

“El aporte de INTA en poscosecha fue y es fundamental en torno a las experiencias en esta y otras temáticas –destacó–, porque en definitiva los estudios que se llevan a cabo, por suerte, se hacen a demanda del sector productivo que es el que llevará a la práctica los resultados obtenidos en laboratorio”.

Enfatizó finalmente que “éste es el camino y resulta importante tomar conciencia del problema que no es sólo de una empresa sino de la fruta argentina”. “Hay que aplicar un criterio técnico y comercial adulto, ya que hemos conocido hace algunos años las implicancias negativas que generó, al sector en su conjunto, la detección de residuos de productos no autorizados en países de alta vigilancia sanitaria”.

Fuente: INTA Alto Valle


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora