Demoras en el reciclado de dos barrios

Lavalle y Mi Bandera están incluidos en un proyecto del BID.

VIEDMA (AV)- El Plan de Mejoramiento Barrial que en esta capital beneficiará a los sectores conocidos como Lavalle y Mi Bandera aún no pudo ponerse en marcha, debido a que la empresa adjudicataria renunció a concretar las obras y se pidió a la segunda que cotice con una actualización de costos en base al Presupuesto oficial.

La UTE que había ganado la licitación en diciembre pasado desistió -pese a haber actualizado los costos un 40%- ya que quedó muy por debajo de lo que consideraba una ecuación económica rentable.

En la actualidad, la Unidad Ejecutora del proyecto está esperando que la firma que en la licitación resultó en segundo lugar entregue el análisis de precios para seguir adelante y firmar el contrato de comienzo de obras.

El pronunciamiento de la empresa demoraría por lo menos una semana por los términos que le fijó la Unidad Ejecutora, según fuentes oficiales.

Entre los trabajos previstos se cuentan la construcción de viviendas, red de cloacas y gas, ampliación y tendido de red eléctrica, erradicación de letrinas, cordón-cuneta, mejoramiento vial, refuncionalización de los espacios verdes, desagües pluviales, estación elevadora de líquidos cloacales y entrega de títulos de propiedad.

El plan de mejoramiento de barrios apunta precisamente a mejorar las condiciones de vida de la población urbana con ese tipo de dificultades socioeconómicas, y a promover la capacidad de organización y gestión de las comunidades beneficiadas.

Una encuesta desarrollada en parte del Mi Bandera por el consultor privado Fernando Lanza da cuenta que en ese barrio el 60 % de los hogares viven en la pobreza o extrema pobreza. El 30% están a punto de pasar a la extrema pobreza.

El 42% tiene casos de hacinamiento, mientras que el 10% vive en casas con piso de tierra. Como contrapartida no han sido detectados casos de inasistencia escolar en menores de 7 a 11 años, en virtud de que la escuela de ese barrio posee comedor escolar.

El actual gobierno comunal tuvo de reformular todo el proyecto dado que no se habían hecho los relevamientos exigidos por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El emprendimiento llevará una inversión de poco más de 2,6 millones de pesos, de los cuales la provincia financiará unos 530.000 pesos. El resto estará a cargo de la entidad crediticia.

El personaje: Ricardo Méndez, entre wafles y chipás

Todos los fines de semana deleita a chicos y grandes con waffles y chipás en la avenida costanera. Ricardo Méndez tiene sangre guaraní, nadie entiende por qué hace waffles pero los 10 años que pasó en Dinamarca junto a su esposa Lisa lo explican todo. Allí es un alimento tradicional. Lo de los chipá vienen por su origen correntino.

Ricardo se levanta temprano, todos los días muele el trigo de origen orgánico sembrado sin uso de agroquímicos que le envían de Tres Arroyos y amasa la "masa madre" que usará al día siguiente en su panadería un tanto exótica. Allí vende torta de casamiento ingleses y otras confituras, mientras su señora cocina los dulces que usa en los waffles.

En el fondo del patio de su casa construyó un sótano de doble pared para conservar a temperatura constante los dulces de frutilla que ellos fabrican. El sótano parece un "búnker" de la Alemania nazi. "Si nos invaden los yanquis, yo ya estoy preparado para resistir", bromea.

No tiene tiempo para moler la mandioca que llevan los exquisitos pancitos de queso llamados chipá, algo que hizo de niño en su Corrientes natal.

Para recordar esas viejas épocas exhibe dos hermosas reproducciones del célebre fotógrafo Sebastiao Salgado, quien retrató a integrantes del movimiento brasileño "Los sin tierra" desarrollando esa tarea.

Siempre está a fondo. El se justifica: "Si no hacés las cosas con pasión no sirve". (AV)

Vandalismo

Los monumentos de varios paseos públicos fueron objeto del robo de placas de bronce por parte de amigos de lo ajeno. El problema principal se registró en la plazoleta del fundador, donde se erige la figura de Don Francisco de Viedma y Narváez. De allí fueron retiradas alrededor de 10 placas. También habría sufrido las mismas consecuencias la placa que perpetúa la memoria del legislador Dante Scatena, quien fue autor del proyecto de ley que confirmó a Viedma como capital provincial. (AV)


Comentarios


Demoras en el reciclado de dos barrios