Denuncian muertes por problemas con las ambulancias

Unos 11 jubilados presentaron un recurso de amparo, con el acompañamiento de la defensora federal Roxana Fariña.

Denuncian muertes por problemas con las ambulancias

“Ya tenemos tres abuelos muertos en un mes. Cada vez que llamamos pidiendo una ambulancia por una urgencia, el operador nos dice que sólo pueden salir cuando hay extremo riesgo. Nosotros no somos médicos como para saber y somos personas mayores”, planteó Susana Oviedo, una de las tantas afiliadas del Pami que se congregaron en la sede de la obra social de la calle Brown para reclamar por el corte de prestaciones.

El foco de atención estuvo puesto en las muertes de tres afiliados en el transcurso del último mes. “Hay un abandono de persona”, cuestionaron.

Les negaron el traslado en la ambulancia. Al llamar, les dijeron que si la persona respiraba, no era una emergencia”, sintetizó Fabián Tummino, médico asistente del Pami en la sede Brown.

Los manifestantes pusieron como ejemplo el caso de Juan Antonio.

A mediados de abril, Natalia, la hija de este hombre, solicitó el servicio de ambulancia porque su padre “no despertaba desde el día anterior”. El hombre que contaba con internación domiciliaria no dejaba de toser y no lograba consumir sólidos ni líquidos. “¿Respira bien?”, preguntó el operador y ante la afirmación de Natalia de que “sí, respiraba”, del otro lado agregaron: “Si respira bien, no puedo enviar la ambulancia porque no es una emergencia”.

Al día siguiente, la kinesióloga y el enfermero que asistían diariamente a Juan Antonio, sugirieron atención médica y esta vez, fue la profesional quien llamó al servicio de ambulancias. Horas después, llegó un médico. “Le tomó los signos vitales, dijo que sólo era un leve cuadro febril y me dijo que era más ‘lo que mi padre se hacía´. Se retiró sin colocarle una vía para hidratarlo”, relató Natalia.

Al otro día, el enfermero detectó que el hombre tenía líquido en los pulmones y su hija volvió a llamar a la ambulancia. “Me dijeron que ya la habían mandado y que no la podían mandar nuevamente porque el informe que habían pasado decía que no era de gravedad. Como insistí en que era una emergencia, me dijeron que por última vez me mandaban la ambulancia”, señaló Natalia.

Juan Antonio fue trasladado a la clínica pero ya era demasiado tarde y murió dos días después.

Tummino relató el caso de otro jubilado que se cayó en el baño. Como se trataba de una persona robusta, sus familiares no podían levantarlo. Pidieron asistencia médica pero la respuesta fue que “no había peligro de vida”.

A raíz de estos casos y tantos otros, 11 jubilados, en representación del colectivo de afiliados al Pami en Bariloche, Pilcaniyeu y Comallo, presentaron un recurso de amparo, con un pedido de medida cautelar, con el respaldo de la Defensoría Federal, pidiendo la normalización del Pami, que no haya nuevas quitas y solicitando una audiencia pública por el derecho a los servicios de salud.

El recurso fue aceptado por el juez federal Gustavo Villanueva.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora