Desde Alemania, Félix y Emilio Peroni

Reconocidos en el país y en el extranjero, con importantes premios, están en las principales orquestas del país y en Alemania. Son los hermanos Félix y Emilio Peroni, quienes el domingo darán en Neuquén un concierto gratuito con obras de

NEUQUEN (AN).-Dos hermanos con enorme talento y mucho éxito fuera de las fronteras del Alto Valle. Dos hijos de vecinos que ahora viven en Cipolletti, sin antecedentes de músicos en sus padres, que estudiaron en la escuela superior de Música de Neuquén y con maestros locales y se fueron abriendo carrera primero en la Argentina y luego en el extranjero.

Se puede. Ellos pudieron hacerlo sin padrinazgos, en principio con los sacrificios de su hogar y les crecieron alas.

Son los hermanos Peroni, Emilio y Félix.

Los padres se han quedado solos, pero los chicos son una maravilla y están llenos de satisfacción. Regresaron a la zona, por algunos pocos días, para cumplir conciertos juntos. .

Brindarán un concierto de viola y piano este domingo, a las 20, en el Aula Magna de la Universidad Nacional del Comahue. Es totalmente gratuito merced a la organización de la secretaría de Cultura y Turismo de la municipalidad neuquina.

Cuenta Emilio que «hace años que venimos tocando juntos, aprovechando esa veta de hermanos que no necesita explicación a la hora de hacer música. Hemos actuado en Alemania en la escuela donde estudio, en otras ciudades argentinas incluyendo esta zona».

¿Qué harán en Neuquén? Es un concierto distinto al de Cipolletti.

El programa cuenta con obras seleccionadas del no tan extenso repertorio para esta formación instrumental -viola y piano- de Brahms, compositor que editó las dos sonatas op. 120 para clarinete o viola, ya que él amaba ambos, y piano La segunda propuesta, según el pianista -que regresa de inmediato a Alemania- es la sonata de Glinka, obra que «quedó incompleta por el autor, por eso haremos sólo el primer movimiento terminado por él, el resto lo ha escrito un revisor «a la manera» de Glinka quizás» explicó.

«Cuadros de un cuento», o 113 de Schumann se escuchará luego en la segunda parte. Es una obra de cuatro piezas que curiosamente empieza y termina con movimientos lentos, y escrita en su madurez musical.

Para finalizar «interpretaremos una serie de obras cortas de Rachmaninoff, Glazunow y Piazzolla un tango dedicado al chelista Rostropovich».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios