Dos alumnas del CEM 1 de Roca golpeadas por otros chicos del colegio

Dos hermanas que concurren al CEM 1 de Roca fueron inexplicablemente agredidas el lunes por otros alumnos del mismo colegio que las atacaron con insultos, patadas y golpes en la céntrica plaza Belgrano.

ROCA (AR).- Un insólito hecho de violencia se produjo el lunes en Roca cuando dos alumnas del CEM 1 denunciaron haber sido atacadas por más de 80 estudiantes de la misma escuela, que concurren al turno tarde. Las víctimas -cuyos nombres «Río Negro» se abstiene de proporcionar por razones legales- sufrieron lesiones leves y el hecho no pasó a mayores gracias a un preceptor y a un sacerdote del colegio Domingo Savio, quienes lograron dispersar al grupo agresor.

Todo comenzó a las 18.30 del lunes en la plaza Belgrano cuando -junto a una amiga-una de las jovencitas (de 15 años) posteriormente agredida, esperaba a su hermana (de 13), que asiste a clases en la tarde. Apenas esta última se les acercó fue cuando «nos rodearon y comenzaron a pegarnos hasta que caímos al suelo», relataron las hermanas. Allí, recibieron patadas y golpes que provenían de chicas y varones, cuyas edades oscilarían entre los 14 y 18 años. La tercera de las muchachas quedó al margen del conflicto.

Mientras estos hechos se desarrollaban, afortunadamente un preceptor del Colegio Domingo Savio y un sacerdote que se encontraban en la puerta de ese establecimiento vieron lo que sucedía y lograron separar a las hermanas del resto del grupo.

Según las autoridades del CEM 1, «no podemos precisar cuántos alumnos participaron de este hecho. Sin embargo, no desconocemos la gravedad que tiene y vamos a tomar todas las medidas que sean necesarias para evitar agresiones de cualquier clase». Sin embargo, a pesar de las explicaciones de los directivos, los padres de las menores no encuentran justificativos para lo que, a su juicio, fue el desenlace que tuvo una rencilla menor con otra alumna del establecimiento.

«Desde que comenzaron las clases, una chica de la escuela agredía a Carla continuamente. Cuando mi hija tenía clases de gimnasia, ella se asomaba por la ventana y la insultaba frente a la profesora de Educación Física. Nunca se tomaron medidas por esto y todos hicieron oídos sordos», señaló el padre de las menores que radicó una denuncia en la comisaría 3ª.

«En el encuentro que tuvimos hoy (por ayer) con la directora, nos cuestionaron acerca de qué hacían las chicas en el centro a esa hora. Nos vimos en la situación de tener que dar explicaciones cuando nuestra hija fue la víctima», señalaron.

Los padres se encuentran «shockeados» por el momento que les tocó vivir a sus hijas y se preguntan con qué garantías volverán a mandar a las chicas a la escuela.Una de las medidas que implementarán los directivos del establecimiento será reunir al Consejo de convivencia para reflexionar, entre toda la comunidad educativa, y encontrar soluciones a esta problemática.

Sin embargo, los padres consideran que ésta no es una solución efectiva.

«Muy a mi pesar noto que la dirección de la escuela se quiere desligar del problema. Ellos señalaron en varias oportunidades que todo ocurrió después del horario escolar. Lo cierto es que pasó a las 18.30, cuando los chicos se retiran de la escuela , y fue a pocos metros del edificio. Además todos son alumnos del CEM 1 y los directores son los responsables por lo que a ellos pueda pasarles», remarcó el padre. Luego del infortunado episodio, las hermanas deberán permanecer en su casa hasta que se repongan de las lesiones sufridas. Los padres manifestaron que tienen miedo de enviarlas nuevamente a la escuela por las represalias que puedan tomar los agresores. «Estamos muy mal por todo esto y no vamos a parar porque acá hubo riesgo de muerte para las chicas», explicaron.

«Ahora nos tocó a nosotros»

ROCA (AR) – «Ahora nos tocó a nosotros, creo que nos estamos empezando a familiarizar con la violencia», señaló la directora del CEM 1, Cristina Stopiello.

«Estoy muy mal por este tema», reconoció Stopiello ante «Río Negro», luego de reunirse ayer por la tarde con los padres de las hermanas y la otra menor involucrada en el hecho.

«No puedo creer que esto esté ocurriendo en la escuela. Yo misma, el domingo, recorté del diario un artículo sobre la donación de un colegio para ayudar a su compañera y otro sobre un menor que baleó a sus compañeros. Los pegué en el tablero para que todos pudieran leerlo y reflexionar», recordó Stopiello.

Consultada acerca de las medidas que se implementaran para resolver este caso, la directora señaló que «se realizará un trabajo de prevención sobre la violencia».

Para ello, se convocará al Consejo de convivencia, organismo interno que estará integrado por representantes de los padres, alumnos, equipo directivo, profesores y el equipo técnico de apoyo pedagógico (ETAP).

Ellos -explicó la directora- serán los encargados de tomar las medidas necesarias para evitar que se repitan hechos similares y deberán decidir qué sanciones les corresponden a los agresores.El supervisor de nivel medio, Héctor Roncallo, avaló la decisión de la directora de convocar al organismo de convivencia intraescolar.

En este sentido conviene recordar que desde la implementación de la Ley de Convivencia 2444, las autoridades educativas no pueden sancionar a un alumno o a un grupo de ellos hasta no tener una investigación completa sobre los hechos en los que estén involucrados.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios