Drogas: una obra útil y necesaria

#

Serán 24 fascículos, para formar un libro de 194 páginas de tapas duras.

Llegó el momento de coleccionar una obra que es clave para el debate en la familia y en la escuela: "Drogas, lo que hay que saber".

Mañana saldrá con "Río Negro" el primer fascículo y el cupón que permitirá acceder a las tapas duras. Los 23 fascículos restantes se entregarán los miércoles y viernes.

Como hemos anticipado, se trata de un libro que hace un aporte técnico de cara a un tema tabú. Contiene información avalada por las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud. El trabajo obtuvo el primer premio al "Libro de investigación", otorgado el año pasado por la Cámara Argentina de Publicaciones.

Será una guía fundamental que los padres podrán compartir con sus hijos. Y los docentes con los alumnos. El debate es necesario: hablar de las drogas sin vueltas, sin dramatismo y con claridad e información con respaldo científico es la mejor forma de derribar prejuicios. Precisamente, por ser un fenómeno incomprendido, pasa a ser mitificado.

La obra se desarrolla en un práctico formato de las preguntas más frecuentes y las respuestas llanas:

Incluye la explicación de cómo funcionan cada una de las drogas: las legales y las prohibidas. Hay estadística e historias de vida.

Se habla de los riesgos del tabaco, los efectos de la nicotina en el cerebro y las consecuencias en fumadores pasivos.

Otros capítulos desarrollan el tema de los inhalantes, las sustancias químicas más frecuentes, el canabis y sus variantes, la cocaína, el crack y la pasta base. Un viaje interior al cerebro humano para saber cómo funcionan estas drogas.

Se puntualiza sobre otra droga permitida: el alcohol; su uso, abuso y acción en el sistema nervioso central.

Otro fascículo toca el tema de los medicamentos y las drogas sintéticas. Las anfetaminas, los sedantes, el opio, la morfina, la codeína y la heroína. También, el éxtasis y el LSD.

Desde luego, la necesidad del debate y el diálogo abierto son especialmente planteados por la obra. Se aborda la falta de comunicación, cómo fortalecerla, cómo actuar con un adolescente o cuàndo se cae en la cuenta de que un hijo ha quedado atrapado por la droga. También se habla de la escuela: cómo involucrar a la institución, trabajando el tema en las aulas.

Mañana domingo comienza este compromiso para enfrentar la desinformación y el horror cotidiano que está a pasos de nosotros.


Comentarios


Drogas: una obra útil y necesaria