Ventana de oportunidad

En medio de la convulsión que vive el país, el presidente Alberto Fernández participó de la reunión de presidentes del Mercosur, que dejó en evidencia los importantes desafíos económicos y políticos que deben resolver tanto nuestro país como sus socios comerciales si desean aprovechar las oportunidades que la situación internacional brinda a la región.

Fernández aprovechó la tribuna regional para hacer un llamado a “ponernos de acuerdo y trabajar juntos” y destacó que el continente “tiene lo que el mundo busca para el mañana”, como alimentos y energía. Mientras, su ministra de economía Silvina Batakis -sin suficiente apoyo político- ensayaba medidas-parche para buscar frenar la estampida cambiaria, lejanas de un plan económico coherente que requiere el país.

En el encuentro, el gobierno uruguayo anunció que buscará en solitario un acuerdo de libre comercio con China, ante la escasa voluntad del bloque para abrirse al resto del mundo, como muestran las tortuosas negociaciones con la Unión Europea. La decisión generó un fuerte contrapunto con su par argentino y dio incluso señales de ruptura, ya que Uruguay no suscribió el documento final. El presidente de Brasil directamente decidió no asistir. Finalmente, el consenso para reducir en un 10% el Arancel Externo Común (AEC) y el acuerdo comercial con Singapur fueron avances destacados, pero a todas luces escasos para sacar del estancamiento al Mercosur.

Las diferencias de fondo siguen siendo entre socios que buscan mayor flexibilidad y apertura del bloque, como Brasil y Uruguay, y otros como Argentina con posturas más proteccionistas, incluso al interior del acuerdo. De hecho, nuestro país no participará de la reducción arancelaria acordada. Y las restricciones al comercio exterior que está tomando para contener la suba del dólar le generan problemas con sus socios. “Argentina es un desviador serial de las normas del Mercosur”, señaló el economista uruguayo Marcel Vaillant y citó el control de cambios, las licencias a las importaciones y los impuestos a las exportaciones como muestras de que “nada de las reglas básicas del Mercosur funciona en la política comercial de Argentina”, además de su crónica inestabilidad. En su intento de negociar con China, Uruguay también enfrenta resistencias de Paraguay y Brasil, que temen que el ingreso de productos chinos con aranceles preferenciales afecte a sus industrias.

El contexto internacional actual muestra una doble cara. Por un lado, la agresión rusa a Ucrania frenó la incipiente recuperación de la economía global tras la pandemia, con problemas en el comercio internacional, el acceso al crédito y un alza global de la inflación. Por otro, la suba de precios de los alimentos y de combustibles como el gas abren oportunidades a una región rica en estos recursos. También el repliegue del proceso globalizador en favor de cadenas de producción y valor regionales favorece la llegada de inversiones.

Como señala el economista Daniel Montamat, Argentina puede ofrecer al mundo “seguridad energética” a Europa y América (a través del potencial de Vaca Muerta) y “seguridad alimentaria” a los países del Asia-Pacífico, por su potencial agropecuario. Pero para ello no alcanza con el ahorro local y necesita inversiones, que demandan estabilidad y reglas claras de juego que no ha sabido dar. De hecho, políticas erradas la mantienen como importadora de energía, una de las principales causas del déficit fiscal que financia con emisión inflacionaria. Y las constantes trabas a las exportaciones le restan dólares que su economía necesita con urgencia.

Sin dudas Argentina y sus socios aprovecharían mejor sus ventajas productivas desde el Mercosur, pero para ello deben abandonar el excesivo proteccionismo y promover una integración plena y efectiva del mercado regional. También avanzar en la institucionalización del proceso, para que dependa menos del voluntarismo y la “sintonía ideológica” de los presidentes y más de los intereses comunes de largo plazo de la región.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios



Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora