EE. UU. aumenta ataques a yihadistas en Irak

Tras la conmoción por la decapitación del periodista. Alto jefe militar dice que hay que actuar también en Siria.

EL MUNDO

WASHINGTON.- Estados Unidos mantuvo la presión ayer sobre los yihadistas del Estado Islámico (EI) lanzando nuevos ataques aéreos en el norte de Irak tras la conmoción mundial por la decapitación de un periodista estadounidense.

El Pentágono reveló que había lanzado sin éxito una operación en julio para rescatar a los rehenes estadounidenses en manos del EI. En un video que mostraba el asesinato de James Foley, los yihadistas radicales amenazan con ejecutar a un segundo rehén estadounidense, Steven Sotloff, también periodista, si continuaban los bombardeos.

Aviones estadounidenses realizaron seis nuevos ataques contra posiciones de los insurgentes en los alrededores de la estratégica represa de Mosul, la segunda mayor ciudad del país, recuperada el domingo del control del EI por fuerzas kurdas e iraquíes.

El EI puede ser detenido y eventualmente derrotado si se lo persigue en Irak pero también en Siria, dijo por su parte ayer el general estadounidense de más alta graduación.

“Ésta es una organización que tiene una visión estratégica apocalíptica que eventualmente tiene que ser derrotada”, dijo el general Martin Dempsey, jefe del estado mayor conjunto. “¿Puede ser derrotada sin apuntar también a la parte de esa organización que está en Siria? La respuesta es no”.

El presidente francés, François Hollande, pidió una amplia movilización internacional. “Esto no es solo un grupo terrorista como por desgracia hemos conocido: disperso, esparcido, con varios jefes; es una organización terrorista que ha decidido esclavizar, aniquilar, destruir”, dijo durante una visita a la isla de Reunión, un departamento francés de ultramar en el océano Índico.

El miércoles, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, rindió homenaje al periodista decapitado, instando a “los gobiernos y pueblos de Medio Oriente” a luchar contra el EI, que ha conquistado amplias regiones del territorio sirio y avanza rápidamente en Irak, “para extraer este cáncer a fin de que no se extienda”.

“Cuando estadounidenses son afectados en alguna parte, hacemos lo que sea necesario para que se haga justicia”, dijo.

Pero poco después de sus declaraciones, el Pentágono reconoció haber sufrido una derrota militar “a principios de este verano” en Siria.

Reveló que se había hecho una operación para rescatar a “cierto número de estadounidenses tomados como rehenes en Siria” por el grupo yihadista, pero que había fracasado “porque los rehenes no estaban presentes” donde creían los servicios de inteligencia estadounidense.

Obama consideró que el EI, que busca establecer un califato en Irak y Siria, “no tiene lugar en el siglo XXI” y que el grupo islamista radical “no habla en nombre de ninguna religión” .

Las imágenes de la ejecución provocaron el inicio de una movilización más amplia en países occidentales y causaron conmoción incluso en el país musulmán más poblado del mundo, Indonesia.

El presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, cuyo país practica un islamismo moderado, encontró la violencia yihadista “humillante” para los musulmanes. (AFP/DPA)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora