El acuerdo del Invap "no viola la Constitución"

El titular de la comisión de Relaciones Exteriores de Diputados, Jorge Escobar, habló acerca del acuerdo de cooperación nuclear con Australia y defendió la constitucionalidad del trabajo a cargo del Invap. Sugirió que potencias como Francia y Gran Bretaña podrían estar atrás de las protestas de los grupos ambientalistas contra la ratificación del convenio. Dio también precisiones sobre los volúmenes de combustibles nucleares gastados que ingresarían al país.

Diputado Jorge Escobar

(PJ - San Juan): "Yo creo que la desinforma-ción asusta a la gente".

BUENOS AIRES (ABA).- Sugiere que las agrupaciones ambientalistas podrían estar "operando para los países que tienen intereses creados en el área de los desarrollos nucleares". Reconoce que podrán entrar "combustibles gastados" a la Argentina para su tratamiento, pero dice que tal situación "no es violatoria de la Constitución" y que "múltiples informes de prestigiosas entidades y agrupaciones de juristas y profesionales" así lo demuestran. Asegura que los desechos que puedan llegar para su acondicionamiento a Ezeiza a lo largo de los 40 años de vida útil del reactor "son menores al total de 1.500.000 kilos que ya hay acumulados en el país producto de la central hidroeléctrica de Atucha y de Embalse Río Tercero". Y, desde su punto de vista, la Argentina debería reprocesar 75 kilos de "combustible gastado" por año, lo que constituye un total de 3.000 kilos.

Aunque es la primera entrevista que otorga para explicar por qué promueve en Diputados la aprobación del convenio de cooperación nuclear entre la Argentina y Australia, a Jorge Escobar (PJ-San Juan), no le tiembla la voz ni por un instante cuando debe opinar sobre el tema.

Escobar es el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores que hace dos semanas dio dictamen al acuerdo -junto con Energía y Combustibles-.

La iniciativa, que en las próximas semanas será debatida en el recinto, avalaría institucionalmente el contrato firmado por el Invap para construir un reactor de investigaciones médicas en las afueras de Sydney.

-¿La Argentina se convertirá en un basurero nuclear?

-No, lo tenemos prohibido por la Constitución. Nosotros mismos tenemos hoy 1.500.000 kilos de residuos radioactivos de Atucha, de embalse Río Tercero y de los reactores de investigación propios. Hoy están en silos o en piletas donde pueden permanecer por 50 o 100 años. Y no hemos hecho nada con ellos. Debemos tomar una definición al respecto.

-¿Cómo explica la controversia en torno de este tema?

-Australia ha puesto una condición, que dice que de aquí a 17 años, que va a ser la primera posibilidad de que el combustible gastado pueda ser restaurado, quiere que la Argentina ponga una cláusula que diga que lo tratará, o que lo hará un tercer país contratado por Argentina o por Australia

-Pero si lo tratara la Argentina, estaría ingresando el combustible gastado al país, lo cual está prohibido por la Constitución...

-No, no... y ahí es donde viene la confusión. Nos guiamos por todos los informes. Hay explicaciones de cinco constitucionalistas prestigiosos del país, de la Procuración General de la Nación, de la Superintendencia de Energía Atómica -que regula a los demás órganos, como la CNEA-, del mismo presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Eduardo Menem, que fue el presidente de la Convención Constituyente, y de las academias de ciencias de toda la Argentina. Además hemos recibido de foros de abogados de distintas provincias la interpretación del artículo 41 (el que prohíbe la importación de residuos nucleares al país), y todos dicen que no se viola la constitución...

-¿Cuál es el argumento?

-Cuando se habla de la importación, una cosa es que usted traiga el residuo para dejarlo en la Argentina, y otra es que usted haga una importación temporaria para el tratamiento, y que eso salga.

-¿El simple ingreso del combustible gastado no está prohibido por la Constitución?

-No, porque el combustible gastado no es un residuo nuclear y radiactivo. Es una interpretación jurídica y técnica. Además, si no fuera de otra manera, yo no lo hubiera avalado. Decidimos aprobarlo no porque fuéramos cabezas duras o porque tuviéramos una opinión parcializada, fue porque realmente nos convencimos de que lo que se está haciendo es correcto.

-¿Cuánto tiempo podrían permanecer en el país los residuos, en caso de que ingresaran?

-Estarían entre 4 y 5 días, que es el tiempo que tarda su tratamiento. De ahí se irían de vuelta a Australia, eso está escrito. Allí debería ser depositado.

-¿Y el país estaría capacitado para tratar estos combustibles?

-Sí, está capacitado. La CNEA está trabajando activamente para reacondicionar además sus lugares para hacer algunas cosas más de las que puede hacer hoy.

Lucas Colonna

lcolonna@rionegro.com.ar


Comentarios


El acuerdo del Invap «no viola la Constitución»