"El cura era de la patota de torturadores de Etchecolatz"

Declaró Destéfano, presidente de Racing Club. "Que estos señores paguen. No son seres humanos".

#

Nuevos testimonios comprometieron más la situación del capellán de la Bonaerense, Von Wernich.

El ex presidente de Racing Club, Juan Destéfano, afirmó ayer que el ex capellán de la policía bonaerense, Cristian Von Wernich, no podía desconocer las torturas a que eran sometidos los cautivos durante la dictadura y denunció que en el centro clandestino de Arana se quemaban los cuerpos de los secuestrados asesinados.

Destéfano declaró ante el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, que juzgó y condenó por genocida al ex represor Miguel Etchecolatz y que desde el 5 de julio último juzga a Cristian Von Wernich por 7 homicidios, 31 casos de torturas y 42 privaciones ilegítimas de la libertad.

"No hay forma de relatar cómo es la tortura, no se puede explicar que a un hombre que está atado a un elástico, desnudo, estos señores le pasen picana y se rían y se diviertan", dijo.

El testigo se manifestó satisfecho de poder declarar ante un tribunal. "Doy gracias a este momento para que estos señores paguen, porque no son seres humanos, son genocidas. Y nosotros podemos contarlos pero muchos jóvenes quedaron en el camino. Esto (el juicio) tiene que ser un ejemplo para que nunca más ocurra".

Destéfano fue secuestrado en junio de 1976 y estuvo cautivo en los centros clandes

tinos de Arana, Coti Martínez y Puesto Vasco, junto al ex ministro bonaerense de Economía, Ramón Miralles; su hijo el ex juez federal platense, Julio César Miralles, y el periodista Jacobo Timerman.

"En una oportunidad, estando en Puesto Vasco, viene el cura Von Wernich y me manifestó que era conveniente que hablara para que no me pegaran más, para que no me dieran más máquina (picana eléctrica)", recordó.

Afirmó que ante esa propuesta "yo lo insulté, le dije que no precisaba que un hombre de la Iglesia me hiciera ningún comentario y que yo no entendía cómo un representante de la Iglesia estaba en un lugar de detención clandestina. Lo traté muy mal".

"Después lo vi pasar caminando junto a un comisario de Avellaneda, de apellido Rousse, era como su casa (Puesto Vasco).

El (Von Wernich) participaba de la patota de torturadores y represores, de Tarela, Etchecolatz, el correntino (Milton Pretti)", aseguró.

Remarcó que Von Wernich "era un partícipe más del grupo que torturaba y detenía".

Destéfano fue secretario de la Gobernación durante la gestión del gobernador bonaerense Victorio Calabró y fue torturado en Arana por Miguel Etchecolatz, Ramón Camps y el médico de policía Jorge Bergés. "Ese médico era un canalla, un criminal, un ser despreciable. Nos revisaba el corazón y les explicaba la fortaleza que tenía nuestro corazón para resistir o no las torturas.

 

Pando irritó a las Madres

 

Cecilia Pando, la esposa del mayor Rafael Mercado, pasado a retiro por Kirchner, protagonizó ayer con un grupo de Madres y de Abuelas de Plaza de Mayo un incidente verbal que terminó con la advertencia del presidente del Tribunal de desalojar la sala, hecho que finalmente no ocurrió.

El cruce se inició cuando Pando, que exhibía una foto de un militar, mirándolas desafiante les recriminó diciéndoles que "lo mataron los subversivos", expresión que provocó la ira de Madres y Abuelas. (Télam y DyN)


Comentarios


«El cura era de la patota de torturadores de Etchecolatz»