El eBook, una biblioteca electrónica en formato pequeño

La ventaja de un eBook con respecto a la tabletas y al smartphone es la comodidad de lectura.

LECTURAS

Tiene el tamaño de un libro de bolsillo, pero su contenido abarca mucho más que algunas páginas: el eBook es una gran biblioteca electrónica en formato pequeño. Ya hay varios modelos en el mercado y a primera vista no parecen ser muy distintos.

La mayoría de los libros digitales pesan alrededor de 200 gramos, tienen un centímetro de grosor y mayormente una pantalla de seis pulgadas.

La ventaja de un eBook con respecto a la tabletas y al smartphone es la comodidad de lectura.

Si bien la pantalla no es una página de libro, ópticamente se le asemeja mucho. “En los eBooks ya se pueden leer los textos tan bien como los libros convencionales”, señala Timm Lutter, de la empresa tecnológica alemana Bitkom.

La fórmula mágica para esto se llama papel electrónico o E-ink (tinta electrónica). A diferencia de las pantallas LCD, con esta tecnología la fatiga visual es menor. En los libros digitales el contraste del display es mayor que en las pantallas LCD, que se utilizan en los teléfonos inteligentes.

Esto permite que se pueda leer en condiciones adversas de luz. Incluso leyendo al sol, junto a la piscina, las pantallas no reflejan como en el smartphone. Algunos modelos son además a prueba de agua.

“Los libros electrónicos pueden leerse en cualquier momento del día o de la noche, sin que la luz interfiera en el sueño de otra persona”, asegura Ronald Schild, director general de MVB Marketing, una subsidiaria de la Asociación de Editores y Libreros alemanes.

“Una ventaja importante de los eBooks, a diferencia de los libros, es que no pesan nada”, dice Michael Wolf, de la fundación alemana para la evaluación de productos Stiftung Warentest.

El lector digital tampoco tiene que estar constantemente enchufado a un tomacorriente, ya que en general los dispositivos aguantan varias semanas con una sola carga.

“A diferencia de los libros impresos adquiridos por el usuario, el contenido de un eBook no le pertenece. Solo tiene una licencia de usuario”, explica Wolf. “Es por eso que un libro digital no se puede simplemente revender, regalar o prestar”, agrega.

Los libros electrónicos tienen incorporados diccionarios, una función de búsqueda y se puede resaltar un texto y añadir notas.

“Los eBooks son perfectos para la lectura secuencial, pero malos para formas más complejas de representación”, indica Schild. Si bien la mayoría de los dispositivos pueden mostrar archivos PDF, documentos de Word o gráficos, están muy lejos de parecerse a una laptop o tableta.

Antes de comprar un libro electrónico hay que analizar las diversas plataformas de distribución de acuerdo con los requisitos técnicos, áreas temáticas, funcionalidades, modelo de venta y otros recursos.

El precio lo determinan la resolución, el contraste y el tiempo de respuesta de las pantallas y, a diferencia de las laptops o las tabletas, la capacidad de almacenamiento pasa a un segundo plano.

“El consejo es: ¡pruebe el eBook! Cómo siente el dispositivo en la mano y si es funcional. El manejo es algo que no debe ser subestimado”, asegura Schild de MVB.

dpa


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios