El ex jefe de Ecuador comenzó su exilio en Brasil

Lucio Gutiérrez llegó ayer a Brasilia.

BRASILIA- El presidente depuesto de Ecuador, Lucio Gutiérrez, llegó ayer a Brasilia e inmediatamente después de desembarcar del avión que lo trasladó desde su país fue llevado en helicóptero militar hasta un hotel de tránsito utilizado por el Ejército brasileño para hospedar oficiales en viaje.

De acuerdo con la Agencia Brasil, del gobierno brasileño, el ex mandatario deberá ir hoy al Ministerio de Justicia para firmar el pedido formal de asilo territorial en Brasil, después de lo cual debe instalarse definitivamente en la que será su residencia en el exilio, una casa también perteneciente al Ejército en el Lago Sur de Brasilia.

El comandante de la misión que trajo a Gutiérrez a Brasil, brigadier Joseli Parente, dijo al canal de TV GloboNews que la tarea fue «delicada y emocionante», y que su avión Boeing 737-300 debió aterrizar en la base aérea de Latacunga, cerca de Quito, con las luces de la pista apagadas para no llamar la atención.

El militar contó que la esposa del presidente depuesto, Ximena Bohorquez, hizo un agradecimiento emocionado a los 14 integrantes de la tripulación, antes de desembarcar del avión en la base aérea de Brasilia.

Gutiérrez llegó a Brasilia acompañado por la mujer y la hija menor, después de haber salido a las cuatro de la mañana de la residencia del embajador brasileño en Quito, Sergio Florencio, en un vehículo militar y vistiendo uniforme camuflado.

Un helicóptero militar trasladó a la familia hasta la base aérea de Latacunga, donde esperaba el avión brasileño. Gutiérrez fue depuesto por el Congreso de su país el miércoles 20, después de una serie de manifestaciones que provocaron enfrentamientos con militares y policías ecuatorianos.

Los congresales lo acusaron de abandono del cargo y de ordenar la violenta represión, luego de lo cual votaron su destitución y sustitución por el vicepresidente, Alfredo Palacio.

Abatidos y cansados, los familiares del depuesto presidente ecuatoriano Lucio Gutiérrez, afirmaron que no te

nían cómo pagar y sólo Dios podría agradecerle a Brasil el gesto de recibirlos, narró ayer el general brasileño que comandó la operación militar de evacuación.

«Nos quedamos en el suelo aproximadamente de cinco a 10 minutos, tiempo de cortar (apagar) uno de los motores, bajar la escalera, subir el equipaje y subir los pasajeros'', aseguró. Por razones de seguridad, debido a protestas de manifestantes frente a la embajada de Brasil en Quito, donde se había asilado Gutiérrez y su familia el miércoles, «teníamos la seguridad de que esa operación sólo podría ser realizada de noche'', dijo el general. «Vi mucha emoción en el embarque…ellos estaban muy cansados. Naturalmente muy abatidos, no habían dormido nada, según ellos, hasta aquel momento'' en que abordaban el avión y podían descansar, aseguró Parente.

El embajador de Brasil en Ecuador, Sergio Florencio Sobrinho, aclaró que la concesión de asilo al depuesto presidente de Ecuador, Lucio Gutiérrez, tuvo motivos exclusivamente jurídicos y no políticos.

El embajador ratificó que Gutiérrez se encuentra ya en Brasil y que el asilo concedido por el gobierno de su país se basa en la Convención de Asilo Político de Caracas de 1954. (DPA y AP)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios