El gobierno negó que analice indulto

Desmienten dichos formulados por Mestre.

El Gobierno nacional negó ayer que el presidente Fernando de la Rúa este evaluando la posibilidad de indultar a su antecesor Carlos Menem si es condenado como jefe de una asociación ilícita en la causa que investiga la venta ilegal de armas argentinas al exterior.

Luego de que este recurso fuera admitido como factible por el ministro del Interior, Ramón Mestre, a una entrevista exclusiva a este diario, el flamante vocero gubernamental, Pablo Baylac, se encargó de desmentir que De la Rúa tenga en estudio un perdón para Menem.

«El Gobierno no tiene planeado ningún indulto para el ex presidente Menem ni para nadie», afirmó Baylac, aunque evitó descartar en forma terminante esa hipótesis.

En la edición del 8 de junio, «Río Negro» publicó una entrevista efectuada al ministro del Interior, Carlos Mestre, en la que aseveraba a este diario que el gobierno no descartaba la hipótesis de un indulto.

Mestre aseveró en la entrevista efectuada el día que el juez Urso detuvo al ex presidente Menem, que «después del indulto que se le concedió a ex dictadores y terroristas, no veo por qué desechar la posibilidad de una iniciativa de ese tipo».

El jefe de la cartera política, también afirmó que para que se estudie la posibilidad de un indulto «deberían cumplirse un par de circunstancias, que el ex presidente sea condenado o manifieste su arrepentimiento y que a posteriori, alguien reclame la medida».

La mayoría de los funcionarios y colaboradores de De la Rúa salió ayer a rechazar públicamente la idea del indulto y el propio Baylac consideró que, «hoy por hoy, las hipótesis que existen son las vinculadas al Poder Judicial».

Por su parte, el secretario general de la Presidencia, Nicolás Gallo, aseguró que «ni en el gabinete, ni en el gobierno» de Fernando de la Rúa analizaron la posibilidad de conceder un indulto a Menem si es condenado.

«Ni en el gabinete ni en el Gobierno se habla del tema del indulto. Este es un tema absolutamente desconocido para nosotros», expresó Gallo a la prensa al ingresar al mediodía al Instituto Cardiovascular de Buenos Aires, donde De la Rúa fue sometido a una angioplastía.

Otro de los funcionarios que desechó la hipótesis fue el ministro de Salud, Héctor Lombardo, quien consideró que De la Rúa «no indultaría» a Menem y negó además que «se haya hablado de una salida de esas características» en la reunión de Gabinete que presidió De la Rúa este viernes.

La catarata de desmentidas desde el gobierno se generó en respuesta a las declaraciones realizadas por Mestre, y encuadradas en la nueva política de comunicación que ensaya el gobierno, que intenta un discurso sin ruidos ni disonancias.

El micrófono es de Baylac

El flamante vocero del Gobierno, Juan Pablo Baylac, rechazó que en este momento la administración nacional evalúe la alternativa de un indulto para el ex presidente Carlos Menem, que se encuentra detenido como presunto jefe de la asociación ilícita que traficó armas .

«El gobierno no tiene planeado ningún indulto para el ex presidente Menem ni para nadie», afirmó Baylac, aunque evitó descartar en forma terminante esa hipótesis, que fue admitida por el ministro del Interior, Ramón Mestre a «Río Negro».

«Las circunstancias que se avecinen, uno no las puede analizar», dijo el nuevo portavoz del oficialismo .

«Todavía hay que recorrer muchas instancias como para poder analizar una alternativa de esta naturaleza», insistió el ex legislador radical y pidió esperar un fallo definitivo del juez federal Jorge Urso en torno a la situación del ex presidente. » Hay que esperar cuál es la resolución final del juez de primera instancia, de segunda instancia y de la Corte», puntualizó.

Intentan restringir visitas para que Urso no disponga traslado de Menem

Los colaboradores del ex presidente Carlos Menem intentan limitar espontáneamente las visitas y las manifestaciones de apoyo al ex primer mandatario, para evitar que el juez disponga algún tipo de restricción o, incluso, el traslado del detenido a otro domicilio.

Por otra parte, las fuentes también señalaron que en la intimidad, Menem no oculta su disgusto con el juez Urso, quien el jueves no dio lugar al pedido de prórroga de la declaración indagatoria y ordenó su detención.

Consultado sobre la posible restricción del régimen de prisión domiciliaria de Menem, el fiscal Carlos Stornelli aclaró que «esas son cuestiones que dependen del juez», aunque admitió que «creo que (el magistrado) va a fijar algún horario de visita».

La decisión se tomaría luego de las diversas visitas que recibió Menem desde las primeras horas posteriores a su detención, el jueves pasado al mediodía, entre las que se destacaron la llegada a la quinta de Don Torcuato de dirigentes menemistas como Armando Gostanián, los senadores Carlos Corach y Eduardo Bauzá, el conductor televisivo, Gerardo Sofovich y la concentración de militantes riojanos en los alrededores de la quinta.

Estas expresiones, sumadas a las persistentes guardias periodísticas en los alrededores de la quinta y hasta la instalación de puestos de vendedores ambulantes, causaron cierto malestar en algunos vecinos de la zona.

Mientras los hombres de su entorno niegan que se se encuentre deprimido, Menem comenzó a despuntar el vicio de la televisión para evitar el aburrimiento del encierro que le impuso la Justicia, mantiene largas charlas con su esposa, Cecilia Bolocco, y se desvela pensando en la forma de escapar del asedio periodístico que cada día lo pone más molesto. Pese a que sus colaboradores se empeñan en asegurar que su humor es «excelente», el ex presidente ya comenzó a sentir los efectos de la detención, por lo que se mantiene casi aislado y sólo recibe las visitas de unos pocos familiares y amigos. El síntoma del «león enjaulado» que parece haber sacudido a Menem cuando apenas transcurre el tercer día de su arresto domiciliario sólo se ve minimizado por los esfuerzos de Bolocco de mantenerse en todo momento junto a él y por las conversaciones con alguna persona que se acerca a visitarlo.

Menem no se animó en ningún momento a salir al gran parque para disfrutar de un poco de sol.Cada vez que observa por la ventana la guardia periodística montada en la puerta de la residencia su humor se ensombrece y se muestra irritativo hasta con sus más íntimos.Incluso, fuentes de su entorno admitieron que el ex presidente le pidió a sus abogados que hablaran con Urso para quejarse por la innumerable cantidad de medios apostados fuera de la casa que, según sostienen, «alteran» su tranquilidad.

Pese a que se intenta mostrar que se tratará de un encierro tranquilo, la agenda de visitas políticas de esta semana, anuncia todo lo contrario. (DyN. Télam)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora