El kirchnerismo apunta a romper "el maleficio" de Buenos Aires

No gana una elección de medio término desde el 2005. Creen que la imagen y gestión de Kicillof en la Provincia les permitirá revertir en las PASO.

Victoria Tolosa Paz (FdT) junta votos en el conurbano y recorrerá las ciudades del interior agrario la semana próxima.

La semana y media que resta para la veda electoral, encuentra al Frente de Todos bonaerense confiado en “romper el maleficio de 2005” y a los dos lemas de Juntos pulseando en el interior provincial, para consolidar el voto del agro. El resto de las fuerzas busca minimizar la eventual polarización.

El “maleficio de 2005” se refiere a la última victoria bonaerense del peronismo/kirchnerismo en una elección de medio término: ese año, Cristina Fernández ganó una banca para el Senado nacional. Después vinieron las derrotas de 2009 (ganó Francisco De Narváez), 2013 (Sergio Massa y el Frente Renovador) y 2017 (Cristina perdió con Esteban Bullrich y entró al Senado por la minoría). Dieciseis años después, en el oficialismo bonaerense creen que esta vez las PASO del 12 de septiembre serán la antesala de un triunfo en las legislativas nacionales del 14 de noviembre.

Victoria Tolosa Paz encabeza la lista del FdT en el distrito electoral que concentra el 38% del padrón nacional. Militante peronista de La Plata, pareja del publicista del kirchnerismo (y amigo de Alberto Fernández) “Pepe” Albistur, su candidatura tiene el respaldo de la Casa Rosada.

Tolosa Paz arrancará la semana con recorridas por Junín, Chacabuco y Lincoln, entre otras, todas ciudades que viven del agro. “En busca del voto esquivo”, dicen. El miércoles recorrerá el conurbano, donde hay “un voto amigo”, pero también, donde la inflación y la pobreza más golpean.

El médico Daniel Gollan secunda a Tolosa Paz. Representa al gobernador Axel Kicillof, de quien fue su ministro de Salud hasta que renunció para afrontar la campaña. Gollan representa “la gestión de la pandemia y la campaña de vacunación”, dos activos, según el gobernador. Cada tanto, los candidatos confluyen en un acto como ocurrió este viernes en Escobar, donde Máximo Kirchner instó a pedir el voto para un “modelo de producción y trabajo”. “No, por ahora no hay nada”, respondió un allegado a Cristina Fernández, respecto a una próxima participación en la campaña.

Algunos números

“Claramente estamos yendo a una elección donde el oficialismo tendrá en Buenos Aires un menor caudal electoral que en 2019 (fue del 52,2%)”, dijo Lucas Romero, director de Synopsis. Parte de la baja es atribuida al impacto económico provocado por la pandemia.

“Episodios como el de la foto de Olivos y otros protagonizados por el Presidente Fernández pegan fuerte en el votante indefinido, donde le costará pescar votos al FdT”, evaluó.


Comentarios


El kirchnerismo apunta a romper «el maleficio» de Buenos Aires