El Museo Gregorio Alvarez reabrió sus puertas

Luego de un año de refacciones, vuelve a sumarse con una interesante propuesta educativa.

NEUQUEN (AN).- Después de pasar un año en silencio y soledad, el Museo Gregorio Alvarez volvió a abrir sus puertas para brindarse generoso a toda la comunidad. El viernes se reinauguraron sus instalaciones totalmente remozadas y modernizadas, con un circuito educativo y con piezas arqueológicas de siete mil años de antigüedad.

Con la presencia del secretario de Cultura del municipio, Oscar Smoljan, funcionarios municipales y una masiva concurrencia de público, el Gregorio Alvarez volvió a sumarse al circuito museológico de la ciudad de Neuquén.

«Fue un acto de responsabilidad para que el museo pueda continuar por muchos años más y con una estructura perdurable. Hay que preservarla porque es una construcción de principios de siglo que se utilizó como taller de reparación de máquinas de ferrocarril. Desde 1986 cuando se refaccionó para museo nunca más le hizo nada», comentó Smoljan.

Las tareas de refacción demandaron un años de arduo trabajo. Se aseguraron los cimientos, se cambió la instalación eléctrica y el sistema de calefacción, se construyó un baño para discapacitados, se instalaron nuevas parrillas de iluminación, se restauraron los vitró, se colocaron rejas y vidrios de alto impacto en las ventanas y se armaron nuevos exhibidores.

Con todo eso quedó un edificio que si bien mantiene su estética de principios de siglo, adquirió un concepto más moderno y ágil.

Una de las innovaciones más importante fue el armado de un sector destinado a las escuelas, donde los chicos podrán jugar a ser arqueólogos.

«En el sector oeste se instalaron dos cuadrículas con arena, donde están enterradas réplicas de piezas arqueológicas. Los chicos podrán experimentar el trabajo de los arqueólogos, desenterrar las piezas, estudiarlas, catalogarlas. Esto le da un sentido pedagógico muy importante», explicó el funcionario municipal.

El Gregorio Alvarez es el guardián de una colección arqueológica de siete mil años de antigüedad. Se trata de piezas que fueron encontradas en la estancia Haichol, ubicada al oeste de la localidad de Las Lajas, en el interior de la provincia de Neuquén.

A ella se sumarán las exposiciones itinerantes que complementarán la oferta cultural del museo.

Pero la cosa no termina allí. En una recova se preparó un espacio cálido y cómodo para que el público pueda asistir a la proyección de las fiestas populares más significativas de la provincia.

Con toda esta oferta, el Gregorio Alvarez se suma a la propuesta cultural de la ciudad que apunta fuertemente al desarrollo turístico.

El secretario de cultura municipal, adelantó además, que se está trabajando en la idea de instalar en los laterales del museo y sobre las vías, dos viejos vagones del ferrocarril, que luego de ser adaptados, funcionarán como depósito del museo. Con esto, la vista exterior del edificio se parecerá a la imagen de principio de siglo, cuando las máquinas ingresaban a ese espacio para ser refaccionadas. También permitirá conservar en buen estado el patrimonio del museo y de la ciudad.

El Gregorio Alvarez, volvió a abrir sus puertas, para guardar celosamente un siglo de historia, para atesorar los secretos de la tierra madre, para preservar una identidad de pueblo y gran ciudad. Un espacio que hacía falta y que ahora se podrá disfrutar todos los días.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios