El paro de los municipales complicó a San Martín

Acuerdan acta para el llamado

SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM).- En medio de una contundente medida de fuerza, los empleados municipales arrancaron ayer al intendente Carro la firma de un acta en la que se manifiesta la voluntad política de apoyar las convenciones colectivas de trabajo.

En tanto, los concejales analizarán el miércoles los alcances de ese instrumento legal, para su tratamiento en la sesión del próximo viernes.

En verdad, Carro firmó un escrito con cuyo contenido siempre había estado de acuerdo en distintas declaraciones públicas, respecto de la necesidad de paritarias y confección de un nuevo estatuto para el empleado municipal de San Martín de los Andes.

Sin embargo, el intendente pretendía que esa discusión se hiciera en el marco de una comisión de trabajo, mientras que los sindicalistas de ATE exigían que se hiciera sobre la base del llamado formal a paritarias.

En cualquier caso, se trataba de una cuestión de formas y no de fondo, por lo que Carro finalmente accedió a firmar el acta. En ese documento y luego de una multitudinaria y por momentos acalorada asamblea, Carro expresa su «voluntad de apoyo al trabajo de evaluación y luego aprobación del estatuto del empleado municipal».

Asimismo, explicita su respaldo al régimen de paritarias bajo el procedimiento de convenio colectivo de trabajo y al «tratamiento de una recomposición salarial en el marco de un acuerdo y dentro de las posibilidades presupuestarias».

Sobre este punto, conviene señalar que el propio Carro ya había anticipado su predisposición de discutir los salarios, de modo que el acta no hace otra cosa que oficializar lo que era un compromiso político en palabras.

Pero es que, precisamente, buena parte de la discusión que llevó al paro a los municipales se fundamenta en que los trabajadores pretendían la formalización d esos compromisos por escrito, para evitar experiencias pasadas en que los «trabajos en comisión» sirvieron para «acumular papelitos», según graficó en la asamblea el titular de ATE Zona Sur, Carlos Quintriqueo.

El paro de ayer fue contundente y afectó todos los servicios de la comuna. Se sintió al 100 por ciento en el Corralón Municipal, y acusó un alto acatamiento en el sector administrativo, en lo que también constituyó la primera medida de fuerza gremial contra la gestión del peronismo en esta ciudad, que asumió funciones el pasado 10 de diciembre.

La reunión con los municipales se desarrolló en el salón de usos múltiples de la comuna. Desde allí y ya con el acta, los gremialistas y más de un centenar de trabajadores se trasladaron al Deliberante, interrumpiendo la sesión bajo un ensordecedor batir de bombos y redoblantes.

Ante los ediles, los empleados exigieron un pronunciamiento político que asegure la aprobación de una ordenanza de llamado a convenciones colectivas de trabajo.

Empero, la discusión se centró entonces en los alcances de ese proyecto ya que, según su redacción original, la paritaria se limitaría a la participación del Ejecutivo municipal y los gremios, dejando afuera a los ediles.

Tras más de una hora de conversaciones, se convino en que podría modificarse la propuesta, a efectos de asegurar la participación del Concejo Deliberante como representación institucional y política de la comunidad en la comisión paritaria.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora