El “poder” de la música

Seguramente no es vana la preocupación de Mauricio Macri al oír su nombre entonado rítmicamente en estadios, recitales y subtes.

Es bien sabido que la música puede hacer lo que no logra una arenga, unir bajo una tonada pegadiza las necesidades desoídas de todos; y como primigenio y ancestral legado una melodía compartida mueve multitudes. Tamaño reto para un presidente acostumbrado a crear fantasías creíbles para ser vividas por los otros, el verse de pronto rodeado de tanta realidad. Cabe preguntarse si nuestro mandatario vio completa y comprendió aquella película de fines de los ‘90 “Wag the Dog” (1997 “Mentiras que matan” en Arg.) la que parece querer emular en cada nuevo gesto; porque si lo hizo debe reconocer, de ella en este hoy, el “real” poder de la música.

Karina Zerillo Cazzaro

DNI 21653863

Puede hacer lo que no logra una arenga, unir bajo una tonada pegadiza las necesidades desoídas de todos.

Datos

Puede hacer lo que no logra una arenga, unir bajo una tonada pegadiza las necesidades desoídas de todos.

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios