“El Pulso”: el apocalipsis empieza por los teléfonos celulares

Basada en la novela “Cell”, de Stephen King, “El Pulso” pone en jaque la vida humana por culpa de un virus expandido a través de los teléfonos celulares. Cuenta con las actuaciones de John Cusack y Samuel L. Jackson.

El 1 de octubre, el artista Clay Riddell (John Cusack) llama a su ex esposa, Sharon, desde el aeropuerto de Boston con una buena noticia: acaba de vender los derechos de su novela gráfica para que desarrollen el videojuego, y quiere volver a casa con ella y su pequeño hijo, Johnny, en New Hampshire. Antes de que ella pueda responder, se corta la llamada. Un misterioso pulso comienza a transmitirse a través de las redes de los celulares, convirtiendo a todos los que usan teléfonos móviles en seres con una rabia homicida. Perseguido hasta el metro por estos “locos telefónicos”, Clay se une al conductor del tren, Tom McCourt (Samuel L. Jackson). Juntos saldrán de la ciudad a través de los túneles del subterráneo, llegando así hasta el departamento de Clay, donde se encuentran con otro sobreviviente: Alice, una chica de 17 años de edad (Isabelle Fuhrman). A medida que Boston sucumbe, el trío decide dirigirse al norte en busca de la familia de Clay. Cada paso en el camino, deben defenderse de los llamados “telefónicos”, que continúan evolucionando a un ritmo alarmante. Finalmente, el grupo llega a la casa de Clay, sólo para descubrir que Johnny ha sido atraído a una trampa. Ahora Clay tendrá que arriesgar todo para salvar a su hijo.

De esto es de lo que trata El Pulso: La Llamada del Apocalipsis (Cell, 2016), una nueva adaptación de una obra del maestro del terror Stephen King. “Cell” salió publicado en 2006 y presentaba una temática tecnofóbica, mezclando dos temas antagónicos entre sí: las telecomunicaciones y una enfermedad. Para hacerse cargo de este largometraje, el elegido fue Tod Williams, que contó con el trabajo del propio novelista como guionista del film. Williams opina sobre el tema principal: “Hay cerca de 6 billones de personas utilizando la telefonía móvil en el mundo, esto es cerca del 80% de la población global. Nuestra relación con estos dispositivos es increíblemente intimidante. Éstos han cambiado el modo de entender el espacio, el tiempo, la comunidad e incluso la propia existencia. En resumen, nos han cambiado por completo. Los resultados positivos de esta transformación humana son celebrados y vendidos en locales comerciales plagados de éxtasis por el consumo de lo nuevo y la extravagancia, sumado a una idea, en principio, atractiva: el concepto de conexión constante total y universal.

Sin dudas, hacer una película sobre cómo una epidemia se esparce a través de los celulares, en estos tiempos en donde nuestras vidas son tan dependientes de estos aparatos, es por demás brillante, además de terrorífica.

Continúa el director: “Comencé a tener más conciencia de la oscuridad y el riesgo de muerte que provocan estas ‘glorias’. Stephen King se percató de esta invasión global lenta en el 2006, hecho que se fue transformando en un cataclismo. El Pulso trata acerca de la aniquilación del individuo, de la destrucción del ser humano en el planeta Tierra y dentro de sí mismo. Es una guerra entre el individuo y lo colectivo, pero lo realmente interesante es que va más allá de un planteo épico o visceral, éste es un argumento existencial. La película nunca hará que esto sea más fácil, sino que plantea preguntas para que el público se incline hacia adelante en sus butacas para dar respuestas y, por lo tanto, casi distraído, experimente algo aterrador y a la vez emocionante; algo que luego discutirán al salir de la sala mediante Facebook, Twitter o mensajes de texto en sus celulares.”

Tod Williams también se hace, y trata de encontrar de encontrar una respuesta, acerca de nuestra fascinación por el género de terror y por qué nos gusta tanto que nos asusten, en el contexto que sea: “ “Stephen King imagina situaciones increíblemente fascinantes, pero también escribe personajes con matices que los baja a tierra, que los hacen ser humanos. Y, lo más importante, hacerlos creíbles. Muchas de las mejores actuaciones en el género provienen de King: Jack Nicholson en El Resplandor (The Shining, 1980), Christopher Walken en La Zona Muerta (The Dead Zone, 1983), Sissy Spacek en Carrie (1976), John Cusack en 1408 (2007), entre otros. Sólo los mejores actores que pueden llevarte a estos lugares intensos, y hacer que inviertas lo suficiente para ser poseído”, continúa el realizador. “El Pulso es un cuento apocalíptico, lleno de visiones pesadillescas, una moderna forma del Apocalipsis. ¿Por qué nos gusta tanto ver estas historias? ¿Por qué nos sentimos atraídos por imágenes de terror? ¿Por qué queremos tener miedo? Rebecca Solnit, en su libro ‘Paradise Built in Hell’ (El Paraíso construido en el infierno), tiene una respuesta sorprendente y perceptiva: ‘Desastre se podría llamar a un curso intensivo de los principios budistas de la compasión para todos los seres, de desapego, de abandonar la ilusión de su sentido de la separación, de estar completamente presente, de la conciencia de lo efímero, y la ausencia de miedo o al aplomo al menos en un contexto de incertidumbre’.”

No es ningún secreto que los entornos que crea el escritor nacido en Maine en sus novelas primero dan una apariencia idílica para luego ir transformándose de a poco en algo opresivo que va atrapando a los personajes, así como a los lectores. Para tratar de llevar ese contexto literario a la pantalla grande, y al mismo tiempo tratar de captar a un público joven, totalmente identificado con la temática, expresa el director: “Para hacer esta experiencia auténtica, e inclusiva de una generación que ve material de fabricación casera como ficticia, que utiliza la cámara de sus teléfonos celulares todos los días, empleamos los métodos visuales de películas tan dispares como La Noche Más Oscura (Zero Dark Thirty , 2012), En la Mira (End of Watch, 2012) las grandes películas belgas de los hermanos Dardenne, el objetivo es un moderno La Batalla de Argelia (La battaglia di Algeri, 1966), donde el realismo y la estética coexisten. Estoy convencido de que el realismo es donde todo comienza para una audiencia; si podés creer que lo que estás viendo es real la experiencia es mucho más intensa. Sin embargo, El Pulso también proporciona oportunidades para escalar, para imágenes extremas más allá de lo cotidiano.

La novela de King de 2006 abre en un entorno campestre, El Boston Common en un hermoso día de otoño. King contrasta lo idílico con lo apocalíptico, pero todavía hay un sentimiento de conmoción acerca de cómo los teléfonos se han convertido en omnipresentes. Casi una década después, las cosas han progresado; la conmoción se ha ido, nos hemos convertido en los proto-telefónicos. Nuestra película empieza en la colmena de la degradación y comercialización de hoy en día -el aeropuerto contemporáneo-, un lugar donde las personas se aferran a sus teléfonos desesperadamente mientras se desnudan para la seguridad y rellenan sus caras con dulces, mientras están todo el tiempo buscando un estación para cargar sus móviles”.

Stephen King, además de autor de la novela, fue el guionista de la película.

El largometraje cuenta con las actuaciones de dos grandes actores como John Cusack y Samuel L. Jackson -que ya habían trabajado juntos en 1408 (2007), film basado en un cuento de Stephen King-, que le aportan su gran talento a estos personajes. A ellos se le suman Isabelle Fuhrman, que quedó en la retina de todos al interpretar a Esther en la película La Huérfana (Orphan, 2009). Respecto del elenco, dice el director: “Empezar con una novela de Stephen King también significa que se puede ir en busca de grandes actores -escribe sobre seres humanos completamente realizados, individuos específicos, gente que vale la pena interpretar- a diferencia de los que se encuentran comúnmente en las películas de género. John Cusack estuvo en tres adaptaciones de Stephen King, incluyendo El Pulso, y sabe lo divertido que es expresar sus palabras. Su amor por el escritor es riguroso, y ha sobrealimentado toda la experiencia de hacer esta película. Aporta un alma natural, ingenio y profundidad, así como conciencia de sí mismo a la parte de Clay Riddell.

Y agrega: “Samuel L. Jackson es tan preciso como un científico, su Tom McCourt es notablemente diferente de lo esperado: de voz suave, Tom es el tipo de hombre que podría pasarse por alto, su homosexualidad está presente pero es maravillosamente irrelevante y resulta ser el socio perfecto para el fin del mundo. Un sobreviviente con todas las letras. Isabelle Fuhrman fue una revelación. Su Alice se convirtió en el alma de la película, tanto es así que nos vimos tentados a alejarnos de la novela en términos de su personaje, pero finalmente no lo hicimos. Por último, Stacy Keach puede hacer de todo, pero siempre con un brillo fascinante en su ojo. Eso es algo que pone al público en estado de alerta. Stacy es uno de mis héroes de todos los tiempos desde que lo vi en el film de John Huston Ciudad Dorada (Fat City, 1972). Es un testimonio para el Sr. King de que tenemos al señor Keach para que nos digne con su presencia.”

El Pulso: La Llamada del Apocalipsis llega este jueves a todas los cines del país. En la región, se estrena en los cines Sunstar de Bariloche.

Sobre el director.

Tod “Kip” Williams (New York, 1957) estudió en el Instituto de Cine Americano (American Film Institute) y ganó una Maestría en Dirección. Empezó su carrera escribiendo y dirigiendo la película The Adventures of Sebastian Cole (1998), que se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF). A eso le siguió la adaptación de la novela de John Irving “Una Mujer Difícil” para la película Una Mujer Infiel (The Door in the Floor, 2004), protagonizada por Jeff Bridges y Kim Basinger. En 2010 estuvo detrás de cámaras en Actividad Paranormal 2 (Paranormal Activity 2, 2010), para Paramount Pictures. Actualmente se encuentra desarrollando junto al guionista Tom Pabst una serie sobre Hernán Cortés y la conquista de México para HBO, con Benicio Del Toro como protagonista y Martin Scorsese como director.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora