Más vivo que nunca. Así está River en la lucha por un campeonato por el que no está dispuesto a renunciar y por el que promete dar pelea. Anoche en Victoria, venció por 2-0 a Tigre, sumó su séptimo triunfo en fila y quedó a seis puntos del líder Boca.

El éxito del Millo se vio en parte empañado por los errores del árbitro Jorge Baliño, que le anuló dos goles a Diego Morales. Uno por una supuesta falta previa a Jorge Moreira y otro por una posición adelantada inexistente.

El encuentro comenzó con mucha presión por parte de los dos equipos en el mediocampo, se alternó el dominio, hubo dinámica, pero el que primero avisó fue River. Apenas se había jugado dos minutos cuando Sebastián Driussi remató desviado desde una buena posición, luego de robarle un balón a Galmarini. Los mismos protagonistas serán los que dominarán la escena en el ST, al momento de la apertura del marcador en Victoria.

Sobre el cuarto de hora River volvió a avisar con un remate cruzado de Ariel Rojas que salió muy cerca del palo derecho del arco de Nelson Ibáñez.

Tigre no llegaba tanto como River (apenas un disparo de Castro que Batalla contuvo), su juego tenía una mayor movilidad, pero sufría con la contra de su rival. Sobre la media hora hubo una nueva llegada de River, con una escapada de Alario que derivó en Nacho Fernández, pero su disparo fue a las manos de Ibáñez.

Para el complemento, Tigre pareció arrancar mejor y tuvo una jugada que terminó en la red. Sin embargo el árbitro Jorge Baliño cobró un empujón de Cachete Morales a Moreira y lo anuló. Primera polémica en puerta.

Casi de inmediato, Galmarini le dio un pésimo pase de cabeza a Ibáñez, Driussi lo aprovechó y puso el 1 a 0 para River, en el mejor momento del Matador.

A los 13 llegaría la segunda polémica de la noche y otra vez la misma sentencia: gol mal anulado a Morales, que estaba detrás de la línea de la pelota al momento de recibir la asistencia.

Mientras Tigre masticaba bronca, River seguía haciendo su negocio. Entendió que no era la noche del equipo de Facundo Sava y llegando a los 33’, aumentó cifras para cerrar el partido.

La jugada la gestaron dos jugadores que llegaron desde el banco en el ST. Ezequiel Palacios (reemplazó a Fernández) metió una diagonal de derecha hacia el centro, sirvió el balón para Rodrigo Mora (entró por Driussi), quien le dio de primera, de derecha, y la colgó en un ángulo.

Ahí mismo se terminó el juego. Tigre ya no tuvo fuerzas para más, a pesar de que a los 39’ Morales perdió un mano a mano con Batalla. River festejó la victoria en una cancha difícil y se ilusiona en alcanzar a Boca, a quien tendrá que enfrentar en la 24ª fecha.

Una racha que

quiere ser histórica

Podio

Datos

dMaecenas commodo turpis at ante posuere rhoncus. Morbi et ipsum urna. Nam ipsum orci, dictum at facilisis eu, consequat quis arcu.

Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora