El seleccionado tiene potencial para ser campeón

Frente a un mal momento, Verón aporta toda su categoría para mejorar.

ASUNCION, Paraguay (DyN, Enviado especial) – Se nace potencialmente campeón, pero al verdadero campeón hay que construirlo todos los días y en esa tarea está el seleccionado que dirige Marcelo Bielsa, a menos de ocho meses de la Copa del Mundo, objetivo primordial.

Argentina rindió menos de lo pretendido durante su empate en el estadio de los «Defensores del Chaco» ante Paraguay, pero estiró a más de catorce meses la serie sin caídas, desde aquella pérdida en el clásico con Brasil, 3-1 en San Pablo, también por estas eliminatorias.

De todos modos, con Brasil se arreglaron las cuentas recientemente en el «Monumental» y Paraguay sigue sin imponerse ante los argentinos en competencias oficiales.

El seleccionado paraguayo hizo valer su ritmo, su capacidad para el juego aéreo y hasta la personalidad y la puntería de José Luis Chilavert, inclusive respaldado por 38 mil personas que esperaban la primera vez y la clasificación matemática para Japón y Corea 2002.

De ninguna manera se trata de casualidades, Argentina es una potencia real, sus jugadores tienen la jerarquía internacional necesaria, el plantel es más que completo, Bielsa se ocupa de los detalles, procura el perfeccionamiento del nivel y mientras tanto acierta en los cambios, por eso las segundas partes suelen ser fundamentales.

La suma de la potencialidad, la formación del jugador de nivel internacional desde juveniles, el paso a los planteles mayores y la cotidiana capacitación en Europa permite pensar en el campeón a punto para mediados del años próximo, cuando el grupo que entregó Daniel Passarella en herencia merodee los 27 años, la plenitud.

En cada lugar del exterior donde se presenta Argentina se le quiere ganar por una mezcla de admiración y celos.

Para los paraguayos era tan importante vencer como asegurarse una plaza mundialista y se arrimaron a las dos metas, si hasta pareció que se iban a dar el doble gusto, pero Argentina corrigió errores futbolísticos y recurrió al orgullo de los verdaderamente grandes.

Las ventajas que tiene Argentina se amplían porque Bielsa realiza una lectura veloz y adecuada de los partidos y por eso las segundas partes suelen ser fundamentales.

El conductor rosarino, por diferentes motivos, tuvo que cambiar más de medio equipo para la presentación en Asunción, pero de nuevo quedó en evidencia que hay un plantel muy rico y hasta la lista de espera sería envidiable.

Juan Sebastián Verón es capaz de iluminar hasta la noche más tenebrosa y ya se apoderó de un lugar en podio imaginario de los mejores jugadores de la actualidad.

Roberto Ayala, Nelson Vivas y Wálter Samuel componen una retaguardia cada vez más sólida.

Javier Zanetti y Juan Pablo Sorín le dan ritmo al ida y vuelta en la mitad de la cancha y adelante Ariel Ortega, Hernán Crespo o Gabriel Batistuta y Cristian González ocupan con criterio y profundidad los espacios más próximos al arco contrario.

Si hasta sufre por una gravísima e inoportuna lesión de rodilla el batallador de los batalladores, Diego Simeone, y se dispone del cotizado Matías Almeyda para que tome la posta hasta que se complete la recuperación.

El punto más débil está en el arco, pero Germán Burgos tendrá en su favor la continuidad que por fin le proporciona el Atlético Madrid, Pablo Cavallero demostró que es un guardaespalda confiable y el recién llegado Gustavo Campagnuolo ya ratificó en el Rácing Club todo lo que vale.

Ayala dijo que el primer gol fue con la mano

El capitán del seleccionado argentino de fútbol, Roberto Ayala, admitió ayer que Mauricio Pochetino convirtió su gol «con la mano» frente a Paraguay por las eliminatorias sudamericanas.

«Yo venía por detrás de Mauricio, por el segundo palo aunque no pude ver con qué le pegó a la pelota», explicó el jugador, quien milita en Valencia de España.

Sin embargo, indicó que «después le pregunté como lo había metido y me dijo que fue con la mano. Igual, todo se compensa, porque tampoco fue penal el primer gol de ellos…».

La polémica se instaló cuando Pochetino anotó el tanto del empate parcial, que fue protestado por todos los jugadores paraguayos. Sin embargo, el árbitro Gilberto Hidalgo lo convalidó.

Por otra parte, Ayala expresó que «el equipo jugó como tenía que jugar. Con garra y con personalidad para remontar dos veces el resultado adverso. Creo que es pesonalidad es muy importante para manetner nuestro nivel de juego».

«Creo que el empate fue justo, nosotros mejoramos en el segundo tiempo, nos animamos un poco más y sacamos un resultado interesante», añadió en declaraciones radiales.

El zaguero expresó, no obstante, su preocupación por «los goles que nos hicieron con pelota parada, es un aspecto para mejorar porque ya nos pasó antes».

Además, negó que el plantel esté relajado por haber conseguido la clasificación anticipada para el Mundial. «(Marcelo) Bielsa nos dijo que saliéramos a jugar como si necesitáramos los puntos. En estos partidos no se puede regalar nada», completó. (AR e Infosic).

La motivación sigue intacta en el plantel

El volante Juan Sebastián Verón advirtió ayer que la motivación sigue intacta, a pesar de haber logrado la clasificación, porque «este equipo tiene mucha hambre».

Verón advirtió que «el Mundial va a ser tanto o más difícil que el partido contra Paraguay», que Argentina igualó el domingo en Asunción.

«Tenemos cosas para mejorar, pero hay que resaltar que Argentina, pese a que ya estaba clasificado, mostró una motivación increíble. Siempre, ante cualquier rival, sale a la cancha con la necesidad de llevar adelante su objetivo», resaltó el mediocampista,.

En Asunción, Verón retornó al seleccionado después de haber cumplido una fecha de suspensión por acumulación de amarillas, que le impidió estar en el clásico frente a Brasil.

Su vuelta al equipo no estuvo a la altura de las expectativas, sobre todo en un primer tiempo muy flojo, pero cuando creció su figura levantó el rendimiento colectivo, y de su mano, Argentina tomó el dominio del partido.

«El saldo del partido contra Paraguay es bueno. No se jugó como queremos, es cierto, pero lo destacable es la actitud y la contundencia que mostramos. En el primer tiempo no jugamos bien y después, en el segundo, levantamos», dijo quien, sin dudas, fue uno de los principales artífices de esa levantada del complemento.

Sin entrar en polémicas, Verón prefiere «disfrutar» del hecho de que el seleccionado de Marcelo Bielsa sea considerado uno de los mejores del mundo.

Protagonista del Mundial Francia «98, como la gran mayoría del actual equipo argentino, la «Brujita» asegura que «la base es parecida, pero este es otro proyecto».

«Los jugadores tienen más experiencia y ojalá que el final sea distinto. Muchos piensan que puede ser nuestro Mundial. Ojalá», expresó.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios