“El sistema carcelario de Rawson fue de los más crueles”

Lo declaró Luis Almarza, quien fue detenido en 1976 mientras dormía en la casa familiar de la ciudad de Plaza Huincul. Además señaló que el maltrato también lo sufrió su familia que fue vigilada mientras él estaba detenido.

Neuquén :: Juicio “La Escuelita II”

Luis Guillermo Almarza, sobreviviente del Terrorismo de Estado durante la última dictadura, reveló hoy al declarar en el juicio a represores de la región que “el sistema carcelario de Rawson fue uno de los más crueles” por el permanente hostigamiento y torturas físicas y psicológicas a la que eran sometidos los presos.

Almarza fue detenido el 14 de junio de 1976 mientras dormía en la casa familiar de la ciudad de Plaza Huincul.

Fue golpeado, esposado, le colocaron vendas en los ojos y fue torturado con picana eléctrica en la comisaría de Cutral Co esa misma noche.

Permaneció aislado en celda de castigo durante 15 días en la U9 del Servicio Penitenciario Federal de Neuquén; fue trasladado en varias oportunidades a instalaciones del distrito militar donde también fue torturado.

“Lo que más usaban era la picana y el teléfono que lo hacían golpeando las palmas ahuecadas contra los oídos”, recordó.

En su traslado aéreo desde Neuquén a Trelew lo golpearon de tal forma que llegó a contar 57 violentos bastonazos contra su espalda lo que a la postre le ocasionó secuelas físicas para caminar.

Durante su declaración hizo hincapié en el trato que los carceleros de Rawson le daban a los detenidos.

“Fue uno de los más crueles” aseguró y enumeró las condiciones que debían enfrentar en ese penal.

Puso como ejemplo que “nunca tuvieron agua caliente. Había que bañarse con agua fría. Nos hacían correr desnudos desde las celdas a las duchas y nos hostigaban todo el tiempo”.

“A veces no teníamos tiempo para sacarnos el jabón cuando teníamos que volver corriendo a las celdas”, dijo.

Habló de las malas condiciones de alimentación e incluso que detectaron comida con orín en varias oportunidades.

Existían lo que denominó las “Brigadas Fantasmas” que “actuaban de noche y al día siguiente nos enterábamos que habían golpeado a algún detenido que iban a buscar a la misma celda”.

También señaló que el maltrato y el hostigamiento lo sufrió su familia que fue vigilada mientras él estaba detenido.

Al culminar su testimonio, en declaraciones a la prensa, Almarza afirmó que “cuando digo que el sistema carcelario de Rawson fue de los más crueles, no solo es una consideración particular sino porque lo confirmó la comisión de Derechos Humanos de la OEA y la Cruz Roja Internacional en el año 1978”.

“Fue una de las cárceles dentro del país y de Latinoamérica donde más casos de desequilibrio psicológico hubo”.

Consideró que su declaración “fue lo más exacta que mi memoria me ha permitido; fue veraz y creo que abrí algunos temas como el exilio, las organizaciones internacionales, la función y el apoyo a las familias del obispo de Neuquén (fallecido), Jaime Francisco De Nevares y el sistema carcelario”.

En 1976, Almarza tenía 26 años de edad, estuvo cuatro años detenido hasta que tuvo la opción de salir del país hacia Bélgica en 1980.

Regresó a la Argentina en 1984 y actualmente reside en la ciudad de Neuquén.

Télam


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios