El "tarifazo" de la luz empezaría por el transporte

En Río Negro iría directamente a la factura de Edersa y en Neuquén, a las cooperativas. Las estatales EPEN y Transcomahue reclaman subas que van del 32 y al 50%.

Jorge Santolaria, presidente de Transcomahue, reclamó un aumento del 32,43%.
Las dos empresas estatales que transportan la energía en la región, el EPEN y Transcomahue, le reclamaron al Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) aumentos en sus tarifas de hasta el 52%. De prosperar este pedido, que será debatido en audiencia pública en dos semanas, la suba se hará sentir en los bolsillos de los rionegrinos porque se incluirá automáticamente en la factura de Edersa. En Neuquén, en cambio, las cooperativas quedarían en una situación más complicada aún si los municipios no autorizaran el traslado de ese incremento de costos al precio final de la luz.

Hay una tercera empresa transportista cuya tarifa incide en el precio de la luz en la región. Es Transener, que tiene la concesión de las grandes líneas de alta tensión del país. En este caso, el pedido de aumento se acerca al 100%, según fuentes ligadas al negocio eléctrico.

Las empresas, estatales y privadas, reclaman mayores remuneraciones para cubrir los efectos de la devaluación en sus costos.

El martes 26 de noviembre se realizará en un hotel de Neuquén la audiencia pública para debatir los pedidos de estas empresas. Cualquiera puede ver los antecedentes porque el EPRE está obligado a ponerlos a disposición de los usuarios, pero lo hizo en un sitio absurdo: el distrito Neuquén del Ente de Agua y Saneamiento (EPAS), donde ni siquiera hay un escritorio donde apoyar la pila de papeles.

El gobierno nacional ya le otorgó a las generadoras de electricidad un aumento en la tarifa que se hizo sentir desde mayo en las facturas que reciben los rionegrinos.

En Neuquén, el tema es más complejo porque el servicio está en manos de cooperativas que dependen de decisiones de cada gobierno municipal para poder trasladar un aumento en los costos a sus tarifas.

Hay ciudades, como Centenario y otras más pequeñas, donde el negocio de la distribución de la luz corre por cuenta del EPEN.

Muchas de estas cooperativas ya plantearon sus ahogos financieros y la necesidad de aumentar sus precios.

El transporte es, junto con la generación, uno de los costos de abastecimiento que tienen las distribuidoras de electricidad.

Tras las privatizaciones de la década del 90, las líneas de transmisión del interior de Neuquén, del oeste de Río Negro y del sudoeste de La Pampa quedaron en manos del EPEN y de una empresa que creó especialmente el gobierno rionegrino, llamada Transcomahue.

El EPEN reclamó en agosto a la comisión nacional renegociadora de los contratos de servicios públicos un aumento en sus tarifas de transporte del 52%. Transcomahue hizo lo propio, pero por un porcentaje menor: el 32,43.

Dos meses más tarde, ya en un proceso de revisión tarifaria del ENRE, Ricardo Corradi, como presidente del ente energético neuquino, explicó que en lo que iba del año el negocio del transporte había arrojado una pérdida de 207.706 pesos, contra los 584.959 de ganancia de todo el año anterior.

Por Transcomahue, su presidente, Jorge Santolaria, expuso un cuadro similar, aunque aclaró que la liberación de los 2,6 millones de dólares que le quedaron a la empresa atrapados en el "corralito" permitirían financiar las operaciones de este año. Esta sociedad anónima estatal ha tenido ganancias durante los últimos años de entre 500.000 y 1.000.000 de pesos, con muchos de sus servicios tercerizados. (AC)

La audiencia pública es el 26

La audiencia pública para escuchar a las empresas y ser escuchado por ellas se hará el 26 de noviembre desde las 10 de la mañana en el hotel ubicado en cercanías del aeropuerto neuquino.

Los planteos de aumentos de tarifas pueden consultarse, pero resulta sumamente complicado y hasta ayer nadie, salvo "Río Negro", había demostrado interés.

La gran cantidad de folios de los expedientes fueron puestos a disposición de cualquier usuario en una dependencia del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) de Neuquén ubicado en la calle Láinez al 300.

Pero los expedientes se los dieron desde el EPEN a las empleadas de un ente que se dedica al agua potable y las cloacas, y que -como es lógico- no tienen mucha idea de lo que se debatirá en la audiencia pública.

Es más: por cuestiones relacionadas con su organización, esta dependencia del EPAS no tiene comodidades para sentarse a leer los cientos de páginas. No es mala disposición, pero no hay escritorios libres.

Además, aquel que busque asesoramiento respecto de lo que piden las empresas de transporte de electricidad, saldrá defraudado porque no hay nadie que pueda cumplir ese servicio. (AC)


Comentarios


El «tarifazo» de la luz empezaría por el transporte