El turf, la nueva pasión en Bariloche

La actividad gana adeptos día a día. Conforma un sitio de disfrute familiar.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- «Lo vi tranquilo, manso y sereno, por eso le aposté», explicó Marisa, una de las tantas entusiastas por el turf que viven en Bariloche. A su criterio, los caballos «nerviosos y briosos tienen menos chances de cumplir una buena prueba». Acertó en tres carreras y festejó con el impactante triunfo de Peumayén en la gran polla de potrillos y potrancas que se corrió ayer en el hipódromo de esta ciudad.

Pese a la tarde desapacible, cerca de un millar de personas concurrieron al Jockey Club Bariloche y disfrutaron de un colorido espectáculo de turf. La reunión de ayer tuvo ocho carreras, con caballos de Lago Puelo, El Bolsón, Neuquén y Bariloche. Todos vibraron con las competencias y algunos festejaron por la victoria de sus candidatos.

En Bariloche la fiesta del turf reúne a muchísimas familias, que pueden concurrir con sus hijos, algo no permitido en los hipódromos de Buenos Aires. «Las damas y los niños ingresan sin cargo, los hombres, abonan 10 pesos», explicaron en la entrada al predio. También hay un muy buen buffet y el asado de ayer, preparado por los miembros de la peña Los Cerrillos, fue magnífico. Costillares de novillo, con generosas porciones a sólo 12 pesos.

Daniel Mancinelli, miembro de la comisión directiva del Jockey Club Bariloche, encargado de promover el remate de las apuestas, dijo que el club cobra una comisión del 20%, que junto con las entradas permite afrontar parte de los costos que demanda cada festival. Explicó que no se permiten las apuestas directas entre los espectadores, pese a lo cuál ello también es difícil de evitar. También se hacen apuestas con la taba. El club tiene unos 200 socios y la reciente comisión directiva logró en sólo tres años el resurgimiento de la actividad (ver aparte).

Marisa y su marido, Raúl, reconocieron que el «turf creció muchísimo y hoy volvemos a tener muy buenos espectáculos». Afirmaron que para ellos la reunión hípica es impostergable. «Venimos siempre, desde hace 20 años», explicaron. En este tiempo conocieron a la mayoría de los jockey locales, que también ayuda a la hora de elegir un candidato. Raúl trabaja en la construcción y ambos viven en el barrio Frutillar, con varios perros, ya que aman los animales.

Los dueños de Doña Placer (Peumayén), Alberto García y Roberto Fernández, festejaron la magnífica victoria de su potranca, que cronometró 50 segundos exactos para recorrer los 800 metros. Fue montada por Cesar García, uno de los jockey más experimentados de esta ciudad.

En otras carreras ganó «Soy Así», de Lavagnino, «Ventarón», propiedad de Walter y en la distancia más corta del turf, apenas 100 metros, ganó «Sensitiva», de Adalberto González. Por último, en el clásico 105º aniversario de Bariloche, ganó de punta a punta «Free Punk», el caballo de Fernando Pizzuti y Raúl Baffigi.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios