Exclusivo Suscriptores

Jardín: Un toque de distinción para los interiores

Una referencia ineludible a la hora de hablar de plantas de interiores es el Ficus Robusta. Damian Mora, de la tienda de plantas las Moras, de Cipolletti, nos asesora sobre los cuidados de una de las especies más ornamentales para nuestros ambientes.

Cuando hablamos de plantas de interior, no podemos dejar pasar una de las más destacadas y elegantes especies, que aseguran un diseño perfecto y distinguido en el ambiente. Se trata del Ficus Robusta o “gomero”, como se lo conoce vulgarmente. Su nombre científico es “Ficus Elástica” y pertenece a la familia de las Moráceas (Moraceae), cuyo origen es de selvas tropicales, Asia e India.


Esta imponente planta de interior ofrece una belleza ornamental única a través de sus grandes y fuertes hojas, de color verde intenso; y no requiere de cuidados extremos para su espectacular desarrollo garantizando sus necesidades básicas como el riego y la luz, elementos esenciales en el Ficus Elastica.

Esta especie de ficus robusta o elástica necesita muchísima luz, por lo tanto encontrar su lugar ideal dependerá mucho de su entorno, para que logre mantener un buen crecimiento y desarrollo. En lo que tiene que ver con el riego, este debe ser moderado y con la precaución de comprobar que el sustrato se encuentre seco antes de volver a verter agua en la maceta.

Si bien sus orígenes son tropicales, el ficus elástica no soporta el exceso de agua y ante el exceso de humedad afectará de inmediato su espléndido follaje, volviéndolo de color amarillento hasta perder por completo sus hojas. Posteriormente aparecerá afectado de hongos, comprometiendo su crecimiento por completo. Por esta razón, si bien se trata de una especie de pocos cuidados, por más simples que parezcan, estos deben ser de atención. En este sentido, es aconsejable asegurar un buen drenaje en el recipiente para evitar que el agua se acumule en demasía sobre sus raíces.

El Ficus Elástica es un árbol de gran porte en sus tierras de origen tropical, pero en nuestra zona sur solo podemos disfrutarlo como planta de interior. No obstante, si se cultivara en el exterior, deberá ser en zonas de clima suave porque se debe tener en cuenta que no soporta temperaturas bajo cero, o sea, no tolera las heladas. Por esta razón si se quiere cultivar en un lugar exterior es necesario cubrirla para protegerla de los grandes fríos y de los cambios de temperatura hasta que la planta responda de forma paulatina a la aclimatación. De todos modos suele ser difícil que esta especie responda de forma positiva su cultivo exterior en la zona sur, ya que su temperatura ideal ronda entre los 16° a 21° C en el ambiente.

Sus hojas son perennes y fuertes, pueden medir hasta 25 centímetros de largo.


Damián Mora, del vivero “Las Moras, tienda de plantas” de Cipolletti, asegura que es una de las plantas más buscadas a la hora de decorar nuestra casa, por su presencia y elegancia. También afirma que “el Ficus elástica, en nuestra región es llamado comúnmente árbol del caucho, además del nombre tradicional gomero; y se trata de una especie perennifolia del género Ficus”.

El experto explica que en su hábitat puede crecer como un árbol frondoso alcanzando los 20 metros de altura. El típico “gomero” de hojas fuertes y perennes se muestran de forma alargadas y terminadas en punta y pueden medir entre los 20 a 25 centímetros de largo por 8 a 12 centímetros de ancho.

Según Mora, “existen diferentes coloraciones dependiendo la variedad y el más tradicional es el Malbec, de verde oscuro con tonos rojizos, mientras que el Variegado presenta una gama de verdes claros a medios y zonas blancas o beige. En el ficus elástica de la variedad verde claro ocupa su tonalidad en toda su hoja”.

“Es una planta de crecimiento relativamente lento”, aclara, “que crece muy bien en maceta. Como no soporta fríos intensos, el experto aconseja ubicarlo en interior, aunque señala que algunos ejemplares en exterior que tenga buen reparo se aclimatizan, como aquel añoso Gomero que se encuentra en la esquina de Carlos H. Rodríguez y Salta del centro de la ciudad de Neuquén”.

En exteriores, puede llegar a medir hasta 20 metros de alto.


En cuanto al lugar ideal, el joven de la tienda de plantas de Cipolletti recomienda que “la ubicación en interior debe ser muy luminosa y hasta puede recibir algo de sol directo”, siempre que sea el de primera hora de la mañana o última hora de la tarde. “Esto favorece al crecimiento de sus hojas, ya que al tener mayor intensidad de luz, su tamaño serán más grandes, y por el contrario, en un lugar con poca iluminación el tamaño de sus hojas disminuye y podrían también llegar a caer”, explica Mora a RÍO NEGRO.

En cuanto al riego, según indica el profesional, no es una planta que se sienta bien con las raíces muy húmedas todo el tiempo, por eso debe ser moderado y asegurarse que el sustrato se haya secado antes de volver a regar. “No es exigente de fertilizantes, aunque es recomendable siempre hacer cambios parciales o totales de sustrato como mínimo cada dos años y así renovar nutrientes”, argumenta.

Según Mora, la reproducción del Gomero es muy fácil: “La que aplicamos nosotros es cortando el ápice del tallo y retiramos la última hoja, para evitar que quede sumergida y genere pudriciones, luego se coloca en agua”. Asegura también que al cabo de aproximadamente tres meses comienzan a brotar sus raíces, que pueden ser incentivadas agregando hormonas de enraizamiento. “Luego de tener una buena cantidad de raíces podemos pasar a maceta en un sustrato poroso”, aclara, “que puede ser partes iguales de tierra negra, turba y perlita”.

En cuanto al ataque de plagas es una planta muy resistente, aunque si puede ser atacada por hongos principalmente en la raíz. El experto aconseja para evitar este ataque “un riego con una mezcla de Aceite de Neem y Jabón Potásico, dos plaguicidas naturales de tipo sistémico, que evitarán el crecimiento de hongos”.


Comentarios