Derrame de petróleo en Bahía Blanca: la industria espera la inspección de la terminal portuaria

Los técnicos de la Secretaría de Energía de la Nación solicitaron a la provincia de Buenos Aires que rehabilite provisoriamente la terminal portuaria tras el segundo derrame de petróleo sucedido el miércoles a la madrugada. Por ahora, se mantiene suspendida la operación de carga y descarga de petróleo.

El miércoles a la madrugada hubo un nuevo derrame de petróleo en la terminal de petróleo ubicada en Puerto Rosales, Bahía Blanca. Tras el hecho, el gobierno de Buenos Aires determinó suspender las operaciones de carga y descarga del puerto petrolero de Oiltanking. Por el momento, los inspectores de la secretaría de Energía solicitaron a la provincia de Buenos Aires que rehabilite provisoriamente el complejo pero aún no hay una resulta, lo que mantiene a la industria de Vaca Muerta atenta.

Este puerto petrolero permite la salida de crudo de Vaca Muerta para la exportación a través de sus dos monoboyas, que son instalaciones marítimas destinadas a la carga y descarga de buques petroleros. Según fuentes consultadas por Energía On, si la reactivación de la terminal se prolonga una semana más, podrían tener que cerrar pozos para disminuir la producción de Vaca Muerta ante el achique de destinos.

A la vez, si se atrasa la puesta en marcha, podría haber problemas con el abastecimiento de crudo pesado hacia las refinerías, lo que dificultaría la producción de combustibles. Sucede que a la terminal de Puerto Rosales ingresa crudo proviene de la Cuenca del Golfo San Jorge a través de transporte marítimo, para ser trasladado a las refinerías, y una vez tratado, distribuido al país.

Por el momento, la firma indicó que cuenta con stock en tanques: «la clausura parcial no incluye las operaciones de bombeo del stock de crudo disponible hacia las refinerías por lo que está asegurado su normal abastecimiento».

Sin embargo, la puesta en marcha está a contrarreloj tanto para las operaciones en Vaca Muerta como para el abastecimiento de combustibles. El sistema de importación y exportación de crudo depende del funcionamiento de las dos monoboyas de la terminal, Punta Ancla y Punta Cigüeña que hoy están suspendido por las reparaciones.

Punta Ancla dejó de estar en operación después del derrame del 26 de diciembre. Según informó la empresa, la falla se registró sobre una de las bridas de conexión al extremo de la manguera submarina, lo que derivó en el escape del petróleo. Señalaron que la causa podría ser una sobrecarga en el cabo de amarre desde el buque.

En cuanto a Punta Cigüeña, la monoboya clausurada ayer, los trabajos de reparación se llevarían a cabo en el lugar. En este caso, la empresa explicó que la falla sucedió en un elemento de medición de presión, lo que habría generado el derrame. En esta monoboya se pueden operar buques de hasta 106.000 toneladas de Porte Bruto a máximo calado de verano.

Ayer por la tarde llevarían a cabo la reparación de la avería que «se estima, requerirá unas 4 horas de trabajo del personal y será en conjunto con GIE GROUP, que certificará su ejecución. Realizada esta tarea, se ejecutará una inspección de estado y validación del sistema como conjunto por la Sociedad de Clasificación RINA», expresaron en un comunicado.

Una vez obtenidos los avales, se mantienen a la espera de la respuesta al pedido de los inspectores de la secretaría de Energía. La cartera controló el estado de la monoboya y determinó que los trabajos estaban en regla para su puesta en marcha aunque no terminó aún el informe definitivo.

Ahora la Provincia de Buenos Aires, a través del ministerio de Ambiente, deberá habilitar su puesta en marcha. Ante la incertidumbre, fuentes de la industria temen que la reactivación se extienda hasta la próxima semana.


Derrame de petróleo en Bahía Blanca: qué dijo el gobierno de Buenos Aires


Desde el ministerio de Ambiente aseguraron que «se están llevando adelante todas las acciones para que el evento tenga el menor impacto posible en nuestros bienes comunes naturales y en la vida de las y los bonaerenses». Mantienen la comunicación con el intendente de Bahía Blanca, Federico Susbielles; el intendente de Coronel Rosales, Rodrigo Aristimuño; autoridades del Puerto y actores sociales de la zona.

El ministerio de Ambiente ya había suspendido la operación de la monoboya que ocasionó el derrame del 26 de diciembre «que afectó parte de la Reserva Bahía Blanca, Bahía Falsa y Bahía Verde», indicaron. Tras este evento, intimaron a Oiltanking a presentar el Plan de Contingencia y el Plan de Remediación de manera urgente y se aplicaron sanciones, como «la multa máxima que puede emitir el organismo«.

La Autoridad del Agua y el ministerio estuvieron presentes en la terminal siguiendo la contención del derrame ayer. Este último determinó suspender «preventivamente la operatoria de Oiltanking y se solicitó de manera urgente que la secretaría de Energía de Nación, el organismo habilitante de la actividad de la empresa, revise la operatoria«, expresaron en un comunicado.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora