El futuro de Vaca Muerta se define en el balotaje

Neuquén cumple 105 años de desarrollo petrolero en medio de un escenario político que podría potenciar o condicionar la actividad. Cómo pueden incidir los planes de los candidatos en el juego entre producción de petróleo y el precio de los combustibles.

La provincia de Neuquén, la cabecera de los prometedores desarrollos de Vaca Muerta, conmemora este domingo sus 105 años de actividad desde ese Pozo 1 que marcó el descubrimiento del petróleo liviano de Argentina, el Medanito. En esos años, el contexto signado por la Segunda Guerra Mundial llevó a la creación de una empresa estatal que buscara los recursos petroleros del país y de Neuquén, YPF. Y hoy, 105 años después, el futuro tanto de Vaca Muerta como de la misma petrolera tienen otra prueba de fuego con el balotaje presidencial.

El escenario petrolero de 1918 y el actual son tan diferentes como las máquinas utilizadas para la extracción de los recursos. Los 12.600 litros de kerosene que entregó el Pozo 1 distan abismalmente de la foto actual de Neuquén, en donde gracias al desarrollo de la formación shale de Vaca Muerta hoy se concentra más del 50% de la producción de petróleo del país y del 60% si se trata de la extracción de gas natural.

En esos años fundacionales la Segunda Guerra Mundial dejó al país con problemas para importar el principal insumo energético de esos años, el carbón. Una paleoversión de lo que hoy sucede con el gas natural licuado (GNL) cuya disparada de precios terminó posibilitando la demorada construcción del Gasoducto Néstor Kirchner.

Como parte de ese plan nacional, en 1922 se creó una empresa estatal para buscar el petróleo que el país necesitaría, fundando YPF. Y 105 años después, el próximo domingo 19 de noviembre el balotaje electoral tendrá a YPF como uno de los contrapuntos más claros entre los dos candidatos: es que mientras Javier Milei (La Libertad Avanza) plantea su puesta en valor para luego privatizarla, el plan de Sergio Massa (Unión por la Patria) es que la petrolera tenga un rol central no solo en Vaca Muerta sino también en el control del precio de los combustibles en surtidor.

Los últimos registros de producción oficiales, más allá de una extraña serie de modificaciones que ha tenido la base de datos de la Secretaría de Energía de la Nación, dieron cuenta que en septiembre la producción de petróleo marcó un récord histórico en Neuquén con un promedio de 336.000 barriles por día.

El dato

115.000
barriles por día es la cantidad en condiciones de ser exportada.

Estos rindes permitieron compensar el declino de las cuencas maduras y elevar la producción total del país hasta los 645.500 barriles diarios, un número que representa la existencia de un caudal importante, cercano a los 115.000 barriles por día para exportar.

El motor que tracciona este crecimiento en la producción en un año tan complejo como este 2023 no está dentro del país, sino que se trata del alto precio internacional del petróleo que lleva a las productoras a tratar de exportar la mayor cantidad posible de barriles para mejorar sus ingresos.

Parafraseando términos de la industria, es un blending de precios que permite campear con las exportaciones el superbajo precio que se paga por el barril doméstico a partir del acuerdo de congelamiento de precios que se pactó en agosto, tras las PASO.

Neuquén batió en septiembre el récord histórico de producción de petróleo a pesar de que solo el 8% de Vaca Muerta está en desarrollo. Foto: Matías Subat.

En los inicios de la actividad petrolera en Neuquén una de las grandes trabas era poder llegar al campo con los equipos necesarios, ya que no había ni vías férreas, mucho menos rutas, e incluso faltaban empleados. Hoy, el gran problema del sector es el acceso no a caminos, sino al billete verde que marca el ritmo del mundo.

El descalabro macroeconómico argentino, que tiene al dólar cotizando a más de 1.000 pesos, golpea también a la actividad petrolera y a Vaca Muerta en particular, en donde este año es difícil que las empresas puedan llegar a completar los 7.900 millones de dólares de inversiones que habían planificado, en buena medida por la disparada de la brecha entre el dólar oficial al cual perciben sus ingresos y el blue que se permea en los servicios e insumos que deben contratar.

Los dos candidatos que participarán del balotaje tienen en sus planes el impulso de Vaca Muerta, entendiendo ambos el enorme potencial exportador que representa. Pero en la letra chica de esos planes hay marcadas diferencias, que podrían acelerar o frenar el auge del shale argentino.

El candidato libertario propone que los consumidores finales paguen el costo completo tanto del gas natural, la electricidad como de los combustibles, haciendo que los valores deban multiplicarse con varios ceros a la derecha.

Massa en cambio, plantea que solo el denominado “sector de mayores ingresos del país”, ese grupo de la segmentación que terminó siendo de más de un tercio de los usuarios, sea, en el caso de las tarifas, el que pague los valores completos. Seguido por una suba por el índice de inflación para el segmento medio.

En tanto que en el caso de los combustibles la propuesta de UxP es que los precios sigan por debajo de la paridad de importación, a través de la imposición de YPF y su posición dominante del mercado.


Los riesgos de las propuestas


Ambas propuestas encierran dificultades a futuro. En el caso de Milei, con el actual contexto de inflación prometen generar un fuerte rechazo entre los usuarios que ya tienen problemas para abonar sus facturas sin esos tarifazos, pero en contrapartida para las empresas petroleras y de energía implicaría una automática mejora en sus ingresos, siempre contando con que sean pagados.

El planteo de Massa tiene como grandes perdedoras a las empresas de energía y petroleras, que seguirán cobrando sus productos a precios atrasados, generando menos recursos para nuevas inversiones que podrían terminar no posibilitando que tengan los buscados saldos exportables. Y también marca que el Estado deberá continuar subsidiando a parte de los consumidores.

Mientras el resultado del balotaje se define en los grandes circuitos electorales que poco comprenden no solo de Vaca Muerta, sino también de las implicancias de planteos como el de Milei de “venderla”, la formación shale que este año ya generó más de 2.000 millones de dólares en exportaciones y un aún más importante ahorro en la sustitución de gas importado, cuenta con apenas el 8% de su superficie desarrollada dando cuenta del enorme potencial que tiene pero que sigue bajo tierra.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios