Es necesario tomar el rumbo de la agroecología

Desde el 20 de octubre, hasta el 20 de noviembre se celebra el mes de la agroecología. Se busca visibilizar las bondades de este modelo que tiene como premisa la producción de alimentos saludables que defiende un vínculo con la tierra con foco en el cuidado de la vida, el ambiente y los bienes naturales.





La agroecología es una ciencia, un modo de entender la agronomía que apunta a resolver los problemas de raíz , que se nutre en la agricultura familiar y que desde hace años, da frutos, que se multiplican y piden llegar a más. En el mes de la Agroecología, que se transita desde el 20 de octubre al 20 de noviembre, desde Contralmirante Cordero, el ingeniero agrónomo Jorge Aragón muestra algunos caminos que vienen recorriendo.

Janus Proyecto Rural Integrador se llama el emprendimiento que Jorge y su esposa Cecilia sembraron hace 10 años. Buscaban vincularse con una nueva ruralidad, con la producción sustentable y sobre todo con la producción de alimentos saludables.

Desde hace años, trabajan con una dinámica de agricultores sostenida por la comunidad, con la entrega de frutas y verduras semanales. Asumen un compromiso anual con un grupo de familias asociadas a las que se le entregan por semana alimentos frescos y productos elaborados, producidos en la granja, sin agrotóxicos.

El modelo recupera a los agricultores familiares, un actor que estaba invisibilizado y mucho tiempo fue considerado ineficiente.

Pero la pandemia llegó para mover todo. Ellos eran un sistema asociativo con 10 familias a las que le daban la producción. En medio de la crisis que generó la cuarentena, para no comprometer a la gente, anotaron más asociados y hoy tienen 200 familiar, cuando pueden cosechar solo para 15.

Aragón sostiene que no pueden crecer ni satisfacer esa necesidad y ensaya algunas soluciones para solucionar el problema. “No podemos crecer y convertirnos en un modelo extensivo como lo es la agricultura convencional porque entrás en una carrera loca que te aleja de lo natural. La única manera de que el cambio sea significativo es replicando las situaciones individuales sustentables”, dice.

Por eso, sostiene que se necesitan más familias productoras, más Janus y también más familias dispuestas a armar sus huertas en las casas.

El ingeniero Fernando Pia fundador del CIESA, viajó desde Las Golondrinas a dar un taller.

Para Aragón la chacra es parte de su ADN, tanto como la tierra del valle. Es nieto de productores frutícolas y con su esposa, se recibieron hace 40 años de agrónomos en Cinco Salto. Su trayectoria está marcada por el trabajo en la región. Vio cómo en cada hectárea de su lugar todo cambió, como las grandes ciudades se fueron comiendo las chacras y la población creció, para demandar alimentos sanos, de los que no hay oferta.

Por distintas razones, un 40% del valle no cumple una función agrícola, ni da servicios ecosistémicos. Por más que sea un pequeño emprendimiento frutícola, es verde que captura anhídrido de carbono, mantiene el suelo fértil que captura anhídrico de carbono, que es uno de los principales gases del efecto invernadero, que producen el calentamiento global”, explicó el agrónomo.

Lee el presente, intenta no juzgar, pero sostiene que parece insensato tener 30 mil hectáreas abandonadas. Que si se instalaran chacras para producir alimentos sanos en ellas, sería una manera de aplicar cambios positivos.

“Cambiemos las políticas para ponerlo andar. Si hay tantas personas dispuestas a pagar por comer sano. Se necesita más gente que quiera producir”, sostiene el ingeniero, y echa por la borda esa idea que dice que producir orgánico no es rentable, o que no hay mercado para eso.

Se necesitan más familias productoras para cubrir la demanda.

“De 1910 al 2020, se perdió el valor por el cual el valle se creó que era un polo agrícola y hoy la propuesta es volver a fortalecer eso. Es otro mundo, todo cambió y lo que hay que hacer es darle oferta a una demanda existente”, relata.

Mucha gente se fue de los pueblos rurales por la pobreza, para ser pobres en los cordones de la ciudad. En Janus tienen 6 casas, pero el plan es tener 15 lotes, para residencias rurales. La idea es que familias vivan allí, produzcan y les den excedente para vender . Viven al aire libre, producen, tienen internet, energía, no hay agua de red ni gas natural, pero aseguran que son felices.

“El consumidor debe saber que no es ir a la góndola y elegir lo que más le gusta en cantidad, esto es comprometerse con el suelo, como lo hicieron los colonos que llegaron hace más de 100 años” cuenta Aragón.

Datos

11
kilos de verduras por semana se pueden obtener con una huerta en casa, con un trabajo de dos horas por día.
27 y 28
de Noviembre repetirán el Taller de Huerta Orgánica Biointensiva en Janus con un Taller de Cocina Natural opcional.

Huerta en casa

El último fin de semana largo, unas veinte personas llegaron a la chacra para aprender. El ingeniero Fernando Pia director y fundador del CIESA, Centro de Investigación y Enseñanza en Agricultura Sostenible, viajó a la región desde Las Golondrinas, Chubut para enseñar su método.

Con 23 años de ensayos y experiencia Pia llegó para demostrar que una persona trabajando dos horas diarias puede producir entre 600 y 1400 kilos de hortalizas en un año en tan solo 150 m2 netos de cultivo.

Para hacerlo utiliza menos agua, incrementa la cantidad de materia orgánica del suelo, utiliza solo herramientas manuales y es sostenible. Y de más está decirlo, prescinde completamente de todo tipo de agrotó́xicos.

“Es lo que hoy se conoce y se replica como el modelo de la agroecología en el mundo. Tiene una vertiente particular, que lo lleva a agricultura urbana para la autoproducción de alimentos, para hacerlo en una superficie chica, en casa. Con 150 metros cuadrados de terreno, aunque sea un suelo infértil, se convierte en fértil y sustentable en el tiempo”, detalla Jorge.

Estos programas de producción permiten cosechar todo el año, incluso generar un excedente, con una o dos horas por día. En el valle, un grupo de personas e instituciones tienen conocimiento en agricultura urbana, asesoran y entusiasman a la gente que se quiere sumar, para que haya una red natural.

Desde hace 10 año propiciamos la construcción de la salud del ser humano a partir de una sana alimentación, con un suelo y un ambiente sano. Es una salud integral, equilibrada. Si hay algo que podemos hacer como individuos es empezar a fomentar el consumo de alimentos sanos, que se pueden hacer a escala individual con una huerta en casa”, subraya el productor.

Aragón habla de salud, de alimentos, de ambiente e invita a poner una semilla que demuestre que hay otro modelo posible , que es mucho mejor, para los individuos y la sociedad.


Ley provincial de agroecología


La agricultura es una actividad que no se puede interrumpir pero el modelo actual muestra síntomas de desgaste. No tiene sustentabilidad ecológica y social porque la sociedad cuestiona sus consecuencias. Es un modelo que hay que superar y para eso, el Estado y las leyes, deben abrir caminos.

Un proyecto de ley sobre la agroecología espera en la Legislatura de Río Negro para ser aprobado. Lo presentaron el año pasado tres diputados de Juntos somos Río Negro.

“Propone regular la producción agroecológica sobre la base de los diversos proyectos que, vinculados a esta temática, están surgiendo en diferentes zonas de la provincia. Creemos que es necesario una legislación adecuada para encuadrarlos jurídicamente, protegerlos, fomentarlos e impulsarlos”, reza el texto.

Allí se explica que El INTA creó en 2013 una Red de Agroecología–REDAE- para organizar y fomentar experiencias, investigaciones y conocimiento en agroecología. Por otra parte, en la ciudad de El Bolsón la Universidad Nacional de Río Negro dicta la Licenciatura en Agroecología y en diferentes pueblos y ciudades de la Norpatagónica surgieron proyectos como Janus, que hasta hoy se multiplican.

Están todos de acuerdo porque no genera tensiones, solo busca que haya un fomento a la agroecología justamente para evitar el despoblamiento rural. Nadie puede estar en contra de esta ley”, dice el agrónomo Jorge Aragón.

Janus Proyecto Rural Integrador
299 5711049
RN 151. Km 24,5. Contralmirante Cordero
Río Negro. Argentina.


Comentarios


Seguí Leyendo

Es necesario tomar el rumbo de la agroecología