Escuelita VI: relatos de tortura y encierro

Dos víctimas detallaron la persecución y hostigamiento que sufrieron durante el golpe deEstado de 1976. Se trata de una pareja de San Martín que se mantuvo en el exilio durante 37 años.

“La tortura fue psicológica, sufrimos una persecución implacable que logró que nos fuéramos del país”, dijo María del Luján Gómez, maestra de jardín en San Martín de los Andes cuando fue el golpe de Estado.

Su esposo Fernando Ubaldini describió con crudeza que buscaron permanecer en Argentina a pesar del hostigamiento, las continuas detenciones y el señalamiento, pero el ahogo económico de la pareja derivó en la decisión del exilio. Así lo describieron en la primer audiencia de la última semana de testimonios del VI juicio denominado “La Escuelita”.

Ubaldini recibió dos cartas de la triple A en 1975 por su condición de militante comunista. La primera detención ocurrió el mismo 24 de marzo, con el inicio del golpe. Hasta que se fueron de San Martín el matrimonio sufrió cada año una detención.

Ocurrió en 1976 la misma mañana del golpe militar; en 1977 porque el dictador Jorge Videla estaba en la zona y en 1978 porque se rompió un transformador que dejó sin luz a la ciudad cordillerana y los culparon de atentado terrorista.

“La detención más violenta fue el en 1978, con una patada en la puerta entró Emilio Sacchittela”, cuando la pareja estaba en la pieza con su bebé de pocos meses.

La niña declaró -ya mujer- hace pocos días en este juicio y sus padres detallaron la angustia de no tener dónde ubicarla y la amenaza del régimen en San Martín de que la dejarían en el hospital.

Sacchitella es el único integrante de Gendarmería que está acusado en este tramo del enjuiciamiento, que tiene otros siete imputados del Ejército.

En la audiencia, la pareja describió la participación en de Sacchitella en las detenciones y en el allanamiento de su casa, cuando aseguraron que le “plantaron” unos panfletos que dio motivo al trasladado a Neuquén.

Recordaron el “manifiesto” leído por el comandante de Gendarmería (Sacchitella) donde les explicó el espíritu “revolucionario” del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976.

Fue la tercera vez que se los llevaban detenidos sin explicación. Ubaldini había abandonado la militancia en el PC varios años antes de iniciar la pareja con Gómez, y en ninguno de los tres episodios los secuestradores les informaban de los motivos por los cuales periódicamente los mantenían cautivos.

“Me robaron 37 años de Patria, pasé el 44 por ciento de mi vida fuera de Argentina. Mi esposa se adaptó, yo nunca pude”, dijo Ubaldini quien pidió a los jueces “una sentencia para que termine esto”.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios