Falló lo de Zielinski y Cipolletti continúa buscando entrenador



CIPOLLETTI (AC).- El dilema en Cipolletti continúa. Cuando parecía que se arreglaba con Ricardo Zielinski para que se hiciera cargo del plantel, dificultades para la desvinculación de éste de Témperley dejaron a la dirigencia albinegra de nuevo en la vía.

“El problema surgió cuando fui a arreglar mi desvinculación con el síndico de Témperley”, explicó contrariado Zielinski a “Río Negro”.

Ayer, el presidente de Cipolletti y el entrenador habían llegado a un acuerdo en la totalidad de los puntos que discutían. Un par de horas más tarde, Horacio Freiberg recibía un llamado telefónico. “Mire presidente, le tengo que agradecer mucho el esfuerzo por contratarme y además decirle que estoy convencido que traté con gente de bien, pero las cosas con Témperley se complicaron y no podré abandonar este club”, le dijo el entrenador.

En lo relativo al plantel, cuando muchos estimaban que la dolencia de Matías Urbano era de rápida recuperación, el delantero no podrá estar mañana ante Juventud Antoniana.

El atacante albinegro sigue con molestias de la contractura sufrida durante la semana cuando el plantel trabajaba de cara al partido ante Olimpo.

Varios son los jugadores con los que no podrá Cipolletti: los Juan Parra, Juan Carlos Flores y Aníbal Iachetti están suspendidos, en tanto Pablo Parra, José Rickemberg y el citado Urbano, lesionados. Muchos para un plantel no muy numeroso.

En tanto, en la práctica de fútbol, Luis Amorone plantó como titulares a Eduardo Morfú; Juan Carazo, Matías Bochio, Osvaldo López, Federico Morales; Pablo Landeiro, Marcos Pereyra, Henry Homann, Gabriel Cela Ruggeri; Maximiliano Amorone y Juan Sánchez.

¿Por qué no un técnico local?

Estaba todo abrochado. Hasta se conocía la hora de llegada de Ricardo Zielinski a Cipolletti para hacerse cargo del plantel. Pero, poco después del mediodía todo se derrumbó.

A partir de allí las conversaciones con otros técnicos se sucedieron y a última hora de ayer, cuando no había nada en claro, Freiberg comentó que ” será como comenzar de nuevo”, descartando por el momento pensar en algún entrenador local.

Sin embargo, a esta altura de los acontecimientos vale la pena preguntarse si es tan condicionante preferir a un técnico foráneo y no a uno de acá, de la zona.

Algo es cierto: ninguno será portador de un maletín con los puntos que necesita Cipolletti para garantizar la continuidad en la categoría.

Si se pretende continuar con un proyecto que comenzó promoviendo a jugadores locales, la pregunta cae sola: ¿Por qué no aplicar ese criterio con el técnico? ¿No hay acaso conocedores de fútbol en la región, gente capaz de dirigir un entrenamiento, armar un equipo y hasta saber cómo se motiva a un plantel?

Aunque la actividad es otra pero no exenta de exigencias y necesaria de conocimientos profesionales, está el ejemplo de lo que hizo Deportivo Roca con su básquet rentado: delegó en Mario Spada -ex jugador del club y luego técnico- la conducción de un equipo que, de paso, hizo buena campana en el torneo anterior y empezó bastante bien el certamen actual.

Como está la situación general, con una economía complicada, sin grandes aportes de dinero y clubes en crisis -Cipolletti es un reflejo-, a lo mejor llegó la hora de preguntarse si no es conveniente mirar más hacia adentro.

¿Acaso “Mingo” Perilli, el mismo Luis Amorone o algún otro del lugar no pueden tomar este timón albinegro? ¿Cambiará tanto la cosa?


Comentarios


Falló lo de Zielinski y Cipolletti continúa buscando entrenador