Ferrosur apoya el corredor bioceánico y pide garantías

El gerente de operaciones de la firma admitió que las restricciones judiciales para transportar metanol por tren los perjudica y afirmó que en el país no hay "seguridad jurídica".

NEUQUEN (AN).- La empresa Ferrosur Roca, ligada al grupo de Amalia Fortabat, ratificó que continuará con sus negocios en el corredor bioceánico del sur, apoyará el traslado de la playa de maniobras de Zapala de la estación al predio de la zona franca pero al mismo tiempo demandó garantías porque en el país "no hay seguridad jurídica". El gerente de operaciones de la compañía, Gustavo Romera, dijo que pese a los informes técnicos favorables, la justicia federal todavía no habilitó los trenes con metanol en la provincia de Buenos Aires.

Esa situación le resulta "insólita" debido a dos causas: la reciente firma de un contrato por cinco años entre Repsol YPF y una compañía de transportes terrestres para llevar el metanol desde Plaza Huincul a Ensenada y la escasa repercusión entre los ambientes "ecologistas y defensores del medio ambiente" sobre una actividad que pondrá 3.500 camiones anuales con el fluido en las rutas argentinas.

Romera se preguntó por qué, luego de dos accidentes camineros que se produjeron este año, uno de los cuales "volcó y derramó metanol, no hubo ningún cuestionamiento". Dijo que la empresa tiene "toda la intención de continuar" con la colaboración con las autoridades, y mencionó las obras de paso a nivel que se realizan en esta capital y Cipolletti.

También se refirió al acompañamiento que realizan con el gobierno neuquino en la capacitación de personal para la extensión de los 9 kilómetros de vía férrea entre la estación Zapala y el predio de la zona franca, para trasladar allí la playa de maniobras para el transporte multimodal entre Argentina y Chile.

Retroceso

En ámbitos empresarios se lamentó este retroceso que significa para Ferrosur "replantearse" su participación en los negocios del corredor bioceánico. Romera aseguró que se mantendrán los esquemas actuales, pero se requiere "seguridad jurídica, porque quién nos garantiza que cuando comencemos a transportar bentonita no nos digan que es tóxico para la población y lo impidan".

Consideró que Repsol "hace lo que le deja hacer la Argentina, son las reglas del juego", que además "no es lo que dice la autoridad de aplicación". En efecto, Romera se refirió a los dictámenes técnicos sucesivos de la Comisión Nacional Reguladora del Transporte -CNRT- que aprobó el transporte de metanol por vía férrea, algo que la justicia en Buenos Aires no corroboró.

La causa llegó hace un mes a la Corte Suprema de Justicia de la mano de las dos empresas -Ferrosur y Repsol- y del gobierno neuquino. Sin embargo, todavía no hay resolución.

Ferrosur invirtió, para el contrato para transportar el metanol entre Plaza Huincul y Buenos Aires, unos 15 millones de dólares el año pasado, para adquirir y remodelar 147 vagones-tanque y comprar dos locomotoras nuevas, además del mantenimiento y mejoramiento de las vías férreas. Ese negocio, que implica transportar 1.200 toneladas de metanol por día como máximo, significa para la empresa ferroviaria el tercio de su facturación mensual, aproximadamente.

Por el lado de Repsol, la inversión de la planta totalizó unos 190 millones de dólares para producir un máximo de 400 mil toneladas anuales de metanol que, en principio, se exportarán a Brasil.


Comentarios


Ferrosur apoya el corredor bioceánico y pide garantías