Fétido desagüe afecta a más de 10.000 cipoleños

El canal de desagote que va junto a la Circunvalación hasta El Treinta parece un tema sin solución, pero los vecinos afectados volvieron a la carga y llevaron su indignación hasta el Concejo.



CIPOLLETTI .- Más de 10.000 vecinos del área noroeste de la ciudad deben soportar las emanaciones de un desagüe de aguas malolientes en una situación que se viene prolongando desde hace muchos años.

El desagüe en cuestión corre paralelo a la avenida de Circunvalación, desde la calle San Luis hasta el paraje El Treinta, en una línea de unos 2.500 metros.

Aparte del problema de las emanaciones casi insoportables se da el de la posibilidad de contaminación. El desagüe pasa, por ejemplo, pegado a la escuela rural de Curry Lamuel que dirige Carlos Fagés, quien en no pocas ocasiones se ha quejado, incluso ante autoridades sanitarias.

El jueves los vecinos plantearon una vez más el tema en la sesión del Concejo, desde donde se activaron los mecanismos para que el organismo de control provincial resuelva sobre el particular y también la intendencia.

El canal se nutre fundamentalmente de residuos que se arrojan en crudo desde una planta industrial de alimentos y también de desperdicios que algunos desaprensivos echan al cauce como si se tratara de un basurero líquido a cielo abierto.

“Vemos afectada nuestra calidad de vida” por los desechos que son volcados al desagüe de Circunvalación -se quejan vecinos en una nota- y agregan el interrogante de que si esa contaminación “puede traer consecuencias graves para la salud”.

El desagote corre enfrentando a los barrios Magister I y II, las 52 Viviendas, el Club Marabunta, el Anai Mapu, las 1.200 Viviendas, la escuela de Curry Lamuel y la zona rural de El 30.

La empresa en cuestión no ha terminado una obra integral de descarte de sus residuos, aduciendo altos costos y también que la ciudad no tiene aún su obra integral de cloacas ni su planta mayor de tratamiento.

En invierno el problema se mantiene, pero se amortigua. Cuando empieza la temporada estival es insoportable el olor que se esparce desde el desagüe hacia los barrios. Incluso algunos vecinos dijeron que deben mantener cerradas sus ventanas porque “el olor a podrido penetra hasta a la heladera”.

Gestiones

El Concejo Deliberante giró con pedido de trámite urgente el reclamo de los vecinos a la Cocaprhi (Comisión de Control Provincial de Aguas y Recursos Hídricos) y al Ejecutivo, adjuntando la ordenanza 253/94 de Impacto Ambiental que puede revocar habilitaciones comerciales. En agosto pasado el Concejo Deliberante actualizó y amplió los alcances de esa norma. En esa línea facultó al Ejecutivo para que por intermedio de la secretaría de Obras Públicas exija los estudios pertinentes a todos aquellos proyectos cuya escala implique la presunción de impactos ambientales negativos.

Esto involucra igualmente a lo que ya está en funcionamiento.

La municipalidad ha efectuado diversas gestiones e inspecciones en la zona del desagüe y también en la planta procesadora que nutre de residuos sin tratamiento al canal, al igual que lo ha hecho el organismo provincial de control de aguas, incluso con multas.


Comentarios


Fétido desagüe afecta a más de 10.000 cipoleños