Firmas francesas amenazan con agriar visita de «K»

Los grupos que controlan servicios privatizados dicen que dejarán la Argentina si no les aumentan las tarifas

PARIS.- La visita a París de tres días que inició ayer el presidente Kirchner se produce en un momento de difíciles negociaciones con grupos empresariales franceses, que amenazan con retirarse de la Argentina si no consiguen paliar los efectos de la devaluación del peso en 2002.

En este contexto, lejos parecen quedar los anhelos del gobierno argentino de lograr un respaldo del país galo para la oferta del canje de deuda.

El destino de Aguas Argentinas, filial del grupo francés Suez, y de Edenor, filial de la estatal Electricidad de Francia (EDF), está en juego y el problema saldrá a relucir hoy durante los encuentros de Kirchner con el establishment político y económico galo.

Kirchner mantendrá a primera hora un duro encuentro con 20 de los empresarios más importantes de Francia que le reclamarán por la situación de sus empresas y los riesgos de invertir en la Argentina. Será el preámbulo de lo que espera cuando horas más tarde sea recibido en el Palacio del Elíseo por el presi

dente de Francia, Jacques Chirac.

En un claro intento de dar una señal a los intereses galos, el ministro de Planificación, Julio De Vido, dejó abiertas las puertas para una suba de luz a los sectores residenciales (ver recuadro). Hoy se verá si con eso calma los reclamos de las firmas francesas.

Con la llegada de Kirchner a París, el diario Le Figaro publicó ayer que el grupo Suez podría dejar la Argentina ya que no consigue aumentar sus tarifas ni reducir sus impuestos.

Según Le Figaro, Suez no quiere «humillarse más».

Aguas Argentinas, que consiguió ser el distribuidor de agua potable de Buenos Aires durante 30 años, la concesión más importante concedida a una empresa privada, invirtió 1.700 millones de dólares e integró 2 millones de habitantes a las redes de agua potable.

Portavoces de Suez, que firmaron su contrato en 1993, se limitaron a decir que las «negociaciones continúan».

Desde el fin de la convertibilidad entre el peso y el dólar en 2001, la situación se convirtió en insostenible para Suez. Por ello, pide bajas de impuestos y que se revisen sus tarifas, algo que el gobierno argentino descarta.

El Ejecutivo de Kirchner considera que el manteni

miento de las tarifas de los servicios privatizados en los 90 es indispensable para conservar el poder adquisitivo de la población más humilde y conseguir sacar al país de la mayor crisis económica de la historia que le hizo perder la confianza internacional.

Pero según Le Figaro, las autoridades argentinas no proponen nada para salir de este callejón sin salida, que ya hizo que Suez perdiera entre otros la concesión para distribución de agua en Manila y la de La Paz y El Alto en Bolivia.

Para agravar la situación, tanto Aguas Argentinas como la filial argentina de EDF, Edenor, fueron multadas la semana pasada por cortes en el suministro de agua potable y electricidad que afectaron a miles de usuarios.

Por todo esto, uno de los puntos cruciales de la visita de Kirchner será su desayuno de trabajo en la asociación patronal francesa (Medef), con unos 20 importantes empresarios del país europeo.

En 2003, la Federación internacional de derechos humanos estimó que el aumento de las tarifas de EDF era «ilegítima y desigual» visto el provecho que la firma sacó de Argentina en el período 1990-2000, cuando sus beneficios eran inmediatamente repatriados a Francia, lo cual favoreció la crisis económica argentina.

(AFP y DyN)

Ya admiten suba de luz a residenciales

Tras la amenaza de las firmas francesas de retirarse de la Argentina, el ministro de Planificación, Julio de Vido, dejó ayer las puertas abiertas a un posible incremento de tarifas de electricidad residenciales, al indicar que de producirse, se hará «al menor costo posible».

El anuncio pareció una respuesta a la medida de Edenor, filial de la estatal Electricidad de Francia, que clama desde hace años por una suba de las tarifas.

De esa forma, el ministro de Planificación por primera vez reconoció que podrían modificarse los cuadros tarifarios a los usuarios residenciales, cuestión que hasta el momento era negada en forma rotunda.

El funcionario, quien mantuvo ayer un encuentro en París con directivos del Grupo Suez empresa que opera Aguas Argentinas, defendió también la política de subirle el costo de la energía a los sectores vinculados a la producción industrial.

«Hay mucha gente que trabaja y produce para la exportación por lo cual el precio de la energía que se paga es el justo y equilibrado para productos que se pagan en dólares», agregó Julio De Vido.

Nota asociada: Apostillas: El emperador de los pingüinos

Nota asociada: Apostillas: El emperador de los pingüinos


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios