Gaddafi y sus estridencias

DOHA- Debería ser una cumbre de reconciliación, pero…

En la reunión de apertura de la cumbre de la Liga Árabe los presidentes y monarcas se dispararon venenosos dardos verbales. El rey jordano, considerado moderado por la Unión Europea (UE) y EE.UU., acusó a Irán, sin citarlo por su nombre, de encender el caos y la división en la región. Después el jefe de Estado libio, Muammar al Gaddafi, causó el desconcierto: sin respetar el orden del día tomó de repente la palabra y llamó al rey saudí Abdullah a reconciliarse con. Lo llamó «mentiroso» y «lacayo de los americanos». A continuación, Gaddafi salió de la sala y se fue visitar el nuevo museo de arte islámico.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios