Prestá atención a esta receta de yogur natural casero

Simple, sin yogurtera, a la antigua. Queda cremoso, consistente, no lleva leche en polvo ni azúcar. Animate a esta sugerencia de @health_nina.

Para esta receta vamos a necesitar solo leche fresca y yogur natural sin endulzar de base para obtener los fermentos. Para 1 litro de leche necesitas 1 potecito de yogur natural.

Para comenzar hay que mezclar muy bien la leche y el yogur base y llevar esta mezcla al fuego para calentar. Debemos llegar a una temperatura de no más de 45° C. Entre 41 y 45° C (las bacterias mueren a partir de los 48° C). Si tenés un termómetro de cocina podés tomar la temperatura, sino te cuento el tip del dedo: cuando ya empezó a calentar la leche hundir el dedo meñique en la leche y contar hasta 10. Al llegar a ese número no debemos sentir que nos quemamos, pero sí que está caliente. Es muy fácil vas a ver que te vas a dar cuenta.

Retirar del fuego, volcar esta mezcla en el recipiente que hayas elegido, la idea es que tenga tapa. Puede ser cualquier frasco, recipiente de vidrio o incluso un termo o botella térmica de boca ancha.

Una vez en el frasco tapado hay que elegir un lugar de la casa que esté cálido. Según la época del año este lugar puede variar. La idea es sostener una temperatura cálida (alrededor de los 40/44° C) por por lo menos 10 o 12 horas aproximadamente. .

Entonces dejamos fermentar por 10 o 12 horas y listo!

Tip:
* La preparación tiene que estar a una temperatura cálida, pero no caliente. Así que ¡ojo! de no pasarte con este punto ya que si eso sucede las bacterias se van a morir y adiós a la fermentación láctica.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios