Grecia votó más ajuste y Europa aceptaría el plan

El primer ministro heleno admitió ante el Congreso que la nueva propuesta es similar a lo que exige la UE, pero moderada y con más plazos. El trío de acreedores dio señales positivas .

AP

Hoy se definirá la suerte de Grecia en la Eurozona, en una reunión donde los principales jefes de gobierno del bloque al fin parecen aceptar la propuesta hecha por el primer ministro griego Alexis Tsipras, quien admitió ayer ante el Congreso que las medidas de ajuste no se corresponden con sus promesas de campaña, pero que el país no tiene otra alternativa.

Tsipras logró que el congreso aprobara por 250 votos afirmativos contra 32 negativos una nueva lista de reformas que contiene importantes concesiones: privatizaciones, recorte de las pensiones, suba de impuestos, entre otros aspectos, a cambio de un nuevo paquete de rescate que llegaría a 74.000 millones de euros (ver recuadro). Al menos 10 diputados de su partido de gobierno Syriza optaron por la abstención.

Ante el parlamento, Tsipras reconoció haber cometido “errores” durante sus casi seis meses en el poder, aseguró haber hecho “todo lo humanamente posible” para sacar al país de la crisis sin aplicar más medidas severas de ajuste, pero recordó que el país se encuentra al borde de la quiebra. A cambio del ajuste “tendremos una financiación a tres años”, contra cinco meses propuestos por los acreedores a finales de junio, “un plan de inversiones” y “por primera vez tenemos un debate serio sobre la reestructuración de la deuda”.

Las propuestas de Atenas fueron recibidas con optimismo.

La Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europea (BCE) están conformes con las propuestas de ajuste presentadas, según trascendió anoche de fuentes diplomáticas en Bruselas.

Pero su grado de flexibilidad dependerá, en gran parte, del que esté dispuesto a aceptar Merkel. ¿Cuánto cederá la canciller a cambio de mantener a Grecia en la Eurozona y salvar el euro?

En el campo de los conciliadores, el presidente francés François Hollande consideró las últimas propuestas de Atenas “serias” y “creíbles” . Pero Berlín frenó el optimismo francés y en los mercados ante las propuestas de Atenas: el resultado de las cumbres del fin de semana está “completamente abierto”, comentó con escepticismo un portavoz del Ministerio de Finanzas.

Sobre todo un punto amenaza el acuerdo: “El FMI sólo quiere participar en un nuevo paquete de ayuda si hay una quita de deuda. Pero precisamente eso es lo que Merkel rechaza categóricamente”, resumió el semanario “Der Spiegel”. (DPA/AP/AFP)

Tsipras destacó que, como efecto del plebiscito, logró más dinero para un paquete de ayuda, más plazos y discutir una quita de deuda.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios