Habrá medidas en favor de los pobres pero no condonan deuda

Los países ricos buscarán fortalecer la producción de los subdesarrollados.Reconocen los obstáculos de la carga de la deuda, pero quieren que paguen.





Bruselas.- La III Conferencia de Naciones Unidas sobre los 49 Países Menos Avanzados (PMA) se clausuró ayer, domingo, con el anuncio de un Plan de Acción para ayudar a estos países a salir del subdesarrollo, aunque los países ricos no se comprometieron a perdonarles su deuda externa.

Butros Gali, ex secretario general de la ONU, aseguró en la clausura que la conferencia había sido un «hito», aunque «algunos digan que ha sido una feria de ilusiones».

Recordó que «por primera vez en la historia», una conferencia de este tipo ha invitado a las Organizaciones No Gubernamentales (ONG).

En este sentido, David Earnshaw, responsable de la oficina de Oxfam Internacional en Bruselas, aunque reconoció que la ONU ha dado «un paso en la buena dirección» al permitir la participación de las ONG en el debate, denunció que ésta ha sido «cosmética», ya que en realidad no han tenido acceso a la sala donde se negociaba «a puerta cerrada» la declaración final y el plan de acción.

Las ONG lamentan que todas las medidas anunciadas son «un catálogo de buenas intenciones», y exigen que la próxima conferencia sea «más abierta y transparente» con una mayor implicación de la sociedad civil.

En la «Declaración de Bruselas», los participantes se comprometen a «erradicar la pobreza y a mejorar la calidad de vida de los habitantes de los PMA (aquellos con una renta media por habitante inferior a los 900 dólares anuales) fortaleciendo sus capacidades para construir un futuro mejor para ellos y desarrollar sus países».

Para poder lograr este objetivo, han aprobado un Plan de Acción para los PMA para la década 2001-2010 en el que se prometen una serie de medidas para «reducir a la mitad en 2015 la proporción de personas que viven en la extrema pobreza y pasan hambre, así como a promover el desarrollo sostenible de los PMA».

Más capacitación

En el Plan se establecen compromisos como fomentar un marco normativo centrado en el ser humano, garantizar un buen gobierno a nivel nacional e internacional, fomentar la capacidad de los recursos humanos e instituciones.

Asimismo fortalecer la capacidad de producción para que los PMA se beneficien de la globalización, aumentar la función del comercio en el desarrollo, proteger el medio ambiente y movilizar los recursos financieros.

Los países desarrollados se han comprometido a «cumplir rápidamente» los objetivos de destinar, según los casos, el 0,15% o el 0,20% del Producto Interior Bruto (PIB) en materia de ayuda oficial al desarrollo destinada a los PMA.

Actualmente esta ayuda ronda el 0,08 por ciento.

Sin embargo este punto ha quedado muy abierto, ya que en la Declaración no se fijan fechas (actualmente sólo Suecia, Dinamarca, Países Bajos y Luxemburgo han alcanzado este objetivo) y se limitan a incitar a los países a esforzarse en esta dirección.

Tampoco se comprometen a desvincular la ayuda a los PMA (que los países receptores no estén obligados a comprar productos de los países donantes a cambio de la ayuda) y se limitan a decir que «los donantes procurarán aplicar la recomendación del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE».

Aunque los participantes en esta conferencia reconocen que «la carga de la deuda externa de la mayoría de los PMA constituye un grave obstáculo a sus esfuerzos en pro del desarrollo y a su crecimiento económico», no se han comprometido a condenarla, tal y como exigen algunas ONG como prueba de su compromiso para sacar a los 49 países más pobres de la tierra del subdesarrollo.

Además de la Declaración Política y el Plan de Acción de Bruselas, se han anunciado una serie de compromisos concretos, tanto por parte de la comunidad internacional como por los propios Países Menos Avanzados.

Por ejemplo, la Unión Europea ha presentado, como muestra de su compromiso con los países más pobres, la iniciativa comunitaria «Everything but arma» (Todo menos las armas), aprobada el pasado mes febrero.

Esta iniciativa supondrá la plena liberalización de intercambios comerciales de aquí a 2009, fecha en la que se derribarán las barreras arancelarias a la entrada de productos sensibles como el arroz, el azúcar o el plátano.

Se ha anunciado también la firma de 29 acuerdos bilaterales de inversión (BIT) por parte de 9 PMA, con el objetivo de promocionar y proteger las inversiones extranjeras directas en los países más subdesarrollados e impulsar la cooperación económica internacional.

Se han aprobado además Programas Nacionales de Acción, en virtud de los cuales cada uno de los PMA se compromete a tomar una serie de medidas con el fin de demostrar a los países donantes que están dispuestos a acompañar el flujo de inversiones extranjeras con reformas internas.

Contra el sida

En otro orden, los países participantes de la III Conferencia de Naciones Unidas sobre los Países Menos Avanzados (PMA) se comprometieron a reducir las tasas de infección por sida entre las personas de 15 a 24 años en un 25% para el 2005.

Esta es una de las conclusiones principales del apartado referido a «Salud, nutrición y saneamiento». Los 49 países más pobres del mundo, casi todos pertenecientes al Africa subsahariana y algunos asiáticos, se han comprometido también a «emprender programas prioritarios y verificables de prevención, tratamiento y control de las enfermedades transmisibles, especialmente el sida, paludismo, tuberculosis, enfermedades diarreicas y respiratorias, incluido el fortalecimiento de las infraestructuras de salud pública».(EFE y ANSA)

Abrirán sus mercados al Tercer Mundo

Los países industrializados abrirán plenamente sus mercados a los productos del Tercer Mundo. Este es uno de los compromisos resultantes de la tercera conferencia de Naciones Unidas sobre las naciones menos desarrolladas.

Diplomáticos indicaron que Estados Unidos, Japón y Canadá se aproximaron a la postura de la Unión Europea de permitir el acceso sin restricciones a cualquier producto, exceptuando las armas, que sea exportado por uno de los 49 países más pobres del planeta.

Según un estudio del Banco Mundial, estas naciones podrían aumentar anualmente sus exportaciones en unos tres millones de dólares.

La UE ya había acordado anteriormente abrir sus mercados bajo el lema de «todo menos armas» a productos provenientes del Tercer Mundo y renunciar a imponer aranceles y tasas.

Durante esta conferencia se acordó asimismo tener mucho más en cuenta en la próxima cumbre de la Organización Mundial del Comercio (OMC) las necesidades de estos países, entre los que figuran Bolivia o Haití.

El programa de desarrollo de la ONU financiará un fondo para mejorar la actividad gubernamental y administrativa. Además se creará una «Universidad de Comercio» virtual en Internet.

A lo largo de una semana, políticos y expertos en Bruselas han discutido las necesidades de los 49 países más desfavorecidos económicamente del planeta.

Esta es la tercera conferencia que Naciones Unidas convoca para tratar una realidad que amenaza con crecer. Los organizadores han sido esta vez el Parlamento y la Comisión europeos.

El comisario para la política de Desarrollo de la Unión, Poul Nielson, dijo previamente ante la prensa que en diez años se habrá reducido la cifra de países pobres.

Señaló que en las serias y sensatas conversaciones que han tenido lugar durante esta conferencia se ha conseguido concienciar más sobre los intereses y las necesidades de estos países.(DPA)

La desnutrición, el gran problema mundial

Las personas mal nutridas en el mundo rondan los 826 millones, la mayor parte en el Africa subsahariana, según los últimos datos dados a conocer en la III Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Avanzados (PMA), que ayer concluyó en Bruselas.

De ellos, 792 millones pertenecen a países en desarrollo y 34 millones a países desarrollados.

La alimentación diaria de todas estas personas presenta como promedio una carencia de 100 a 400 kilocalorías, lo que disminuye su capacidad para llevar una vida activa.

Aunque muchos disponen de cantidades suficientes de maíz, patatas, arroz y trigo, les falta una variedad de alimentos como legumbres, productos lácteos, carne, pescado, hortalizas, frutas y aceites, que añaden otros nutrientes esenciales en la alimentación.

La ONU destaca que algunos países, como Ghana y Nigeria, han reducido la desnutrición en más de un 30 por cientodebido al uso extendido del cultivo de la yuca, una nutritiva raíz con gran poder energético y cuyas hojas proporcionan vitaminas A y C, así como hierro y calcio.

La yuca tolera condiciones de sequía y suelos pobres y puede dejarse en el suelo hasta un máximo de tres años antes de la recolección. (EFE)


Comentarios


Seguí Leyendo

Habrá medidas en favor de los pobres pero no condonan deuda