“Hay muchos responsables”

En ocasión de un viaje de placer a San Martín de los Andes, a mi vuelta hacia Buenos Aires, concurrí al aeropuerto de esa localidad y, por desgracia, el avión que debía llegar de Buenos Aires no aterrizó y siguió viaje hasta Bariloche. No soy un experto en temas aeronáuticos pero sí me queda claro que, como parte del servicio, Aerolíneas Argentinas debió haber proveído a los pasajeros, a su cargo, todos los medios que correspondieran para paliar el inconveniente, ya fuera hotel, refrigerio o al menos el traslado hacia la ciudad de Bariloche. Sin embargo, lo único que se hizo con los pasajeros fue cancelar las tarjetas de embarque, devolverles las valijas y desligarse de todo lo demás. Fue así que mi esposa y yo tuvimos que diligenciarnos un transporte y, con la incertidumbre lógica, viajar a Bariloche a ver que tipo de atención íbamos a recibir. Obviamente sin muchas expectativas. Aerolíneas Argentinas debió hacerse cargo de nuestro traslado, no sólo en la logística sino también del costo del mismo. Con esta experiencia tengo que pensar si vuelvo a San Martín de los Andes. Tengo que pensarlo porque hay muchos responsables: el gobierno de Neuquén que no instrumenta las medidas que corresponden para hacer el aeropuerto más confiable, seguro y efectivo (estando el mismo bajo su administración); Aerolíneas Argentinas que sabiendo los inconvenientes reiterados no toma o exige la toma de recaudos y el equipamiento correspondiente. Hago también responsable al Orsna por no tomar las medidas que eviten que esto pase y, lamentablemente, también debo hacer responsable a la ciudadanía que no toma conciencia de que esto afecta su fuente de trabajo. Ni yo ni mi esposa volveremos. Y quien me lo pregunte recibirá este comentario. Es cierto que mi enojo es grande. He debido pagar 600 pesos para trasladarme a Bariloche y, en lugar de estar en mi casa a las 16, llegué a las 2 de la mañana. Pero peor estaban aquellos extranjeros que debían hacer conexión hacia el exterior. Como si eso fuera poco, nos cobraron una tasa de embarque que se negaron a devolvernos. Más allá del importe, cuando concurrimos a solicitar su devolución casi por orgullo, nos dijeron que no lo iban a hacer. Preguntados los motivos, se nos dijo que habíamos usado las instalaciones, los baños, la confitería, etc. Cómo explicarle a esa señora que no es mi programa ir a los baños del aeropuerto y que no es una salida en que yo prevea tomar algo en la confitería. Cómo explicarle que, como corresponde, yo pagué mis consumos. En consecuencia es que me propuse escribir estas líneas para que: • Aerolíneas Argentinas me reintegre, contra la factura que presentaré, el costo de mi traslado a Bariloche. Informo además que, por formulario Nº 0030 (recibido por el gerente C. Leal – 680.230), dejé constancia de mi queja y el daño moral y económico que me provocó la mala gestión de Aerolíneas Argentinas. • El gobierno de Neuquén y el órgano de turismo provincial tomen nota de estas circunstancias. • El ente de turismo de la ciudad de San Martín de los Andes y sus autoridades municipales sepan lo que pasa en su ciudad. En realidad para recordarles lo que ellos mansamente aceptan. • Los operadores turísticos recuerden que estas circunstancias afectan y afectarán sus ingresos. • El pueblo de San Martín de los Andes sepa que se verán afectadas sus fuentes de trabajo • Los medios, si recogen este escrito, informen a la ciudadanía y en definitiva sean motores de un cambio. Jorge Luis Ortuzar, DNI 10.996.535 Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Jorge Luis Ortuzar, DNI 10.996.535 Ciudad Autónoma de Buenos Aires


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios