Hay tres rescates por día en los balnearios neuquinos

Los altos caudales que registra el río Limay y la riesgosa acción de los bañistas hacen trabajar a los guardavidas. Refuerzan operativos para los dos fines de semana festivos.



NEUQUEN (AN).- Los guardavidas realizan tres rescates diarios en el río Limay desde que los balnearios neuquinos abrieron la temporada el uno de diciembre. El más peligroso de todos es “Río Grande”, por la fuerte correntada que arrastra a los bañistas aguas adentro y los remolinos que lo vuelven una trampa mortal.

Prácticamente la mitad de los salvatajes se realizaron en este balneario, el preferido de los jóvenes.

Tan sólo la semana anterior los bañeros efectuaron allí once auxilios y otros tantos en los otros dos centros recreativos públicos, el Gatica y el Municipal.

En total efectuaron 54 rescates en apenas18 días, y 45 asistencias a personas que sufrieron contusiones de distinto grado en alguna zambullida.

Los protagonistas más habituales de este tipo de accidentes son menores de edad y jóvenes en estado de ebriedad, aseguró el subsecretario de Deportes, Sergio Sanfilippo. Contó que la mayor cantidad de casos se da en el balneario Municipal.

“Se ha vuelto una costumbre tirarse al agua usando las ramas de trampolín, pero cómo alcoholizados no calculan bien la distancia y terminan golpeándose contra los escalones de cemento” que no se ven, porque están debajo del agua.

Los accidentados reciben las primeras curaciones en el lugar, para luego ser derivados al hospital o a un centro médico. Ante la repetición de casos y la falta de acatamiento a las advertencias de los bañeros, Sanfilippo dijo que “ahora hay presencia policial” todos los días en el balneario.

Paralelamente, los inspectores afectados a la dirección de Comercio controlan la venta de cervezas y de vino en la zona aledaña. Ya detectaron la comercialización clandestina de bebidas en casas de familias.

“Lo peor de todo es que la gente se mete al río aún cuando los balnearios están inhabilitados, el caudal es alto, dominan las fuertes correntadas y la bandera roja flamea en lo alto del mástil”, lamentaron los guardavidas.

Indicaron que algunas personas no sólo no hacen caso a sus consignas, sino también los insultan y los desafían a trompearse.

El sábado y domingo anteriores, por caso, rescataron a nueve personas que se internaron en el río más de la cuenta.

En el balneario “Río Grande” existe un sector particularmente peligroso, justo al final de la calle Río Negro, no habilitado. Sin embargo los bañistas se zambullen en este pozo metido dentro del río, que forma “una corredera que los empuja aguas adentro.

Al principio juegan a dejarse llevar por la corriente pero cuando quieren regresar, no pueden y se desesperan… es feo, muy feo de ver”, acotó Sanfilippo.

El cuatro de enero tres chicos cayeron al agua, al darse vuelta una canoa, en este sector.

“Se salvaron porque los guardavidas actuaron, pese a que estaban con medidas de fuerza”, elogió Sanfilippo.

En la última semana se registraron 22 rescates, aunque los balnearios permanecieron inhabilitados durante cuatro días.

Para las fiestas de Navidad y Noche Buena se espera una concurrencia de 25.000 bañistas, lo cual motivó a la municipalidad a reforzar el operativo de seguridad con 20 guardavidas -hay 16 comúnmente- y 20 policías por balneario, personal de Defensa Civil en la costa y de Prefectura recorriendo el río en una embarcación.


Comentarios


Hay tres rescates por día en los balnearios neuquinos