Inician sumario a 10 trabajadores de Desarrollo Social en Cipolletti

CIPOLLETTI (AC).- Los trabajadores de Desarrollo Social de Cipolletti denunciaron ayer que el gobierno provincial inició una investigación sumaria contra 10 empleados del área que, en octubre, hicieron una radio abierta con quema de neumáticos. Aseguraron que la decisión de iniciarles un sumario se tomó a pocos días de la manifestación y que recién los notificaron hace unas semanas cuando fracasaron las negociaciones con el Ministerio de Desarrollo Social. Ayer, junto al secretario General de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Rodolfo Aguiar, realizaron una conferencia de prensa en la que también cuestionaron “el vaciamiento” de los programas sociales. “Es una continuidad de la judicialización de la protesta ya que les iniciaron una causa por el sólo hecho de llevar adelante sus reclamos”, declaró el dirigente estatal. Aguiar también denunció “la profundización de las políticas de precarización de los trabajadores del Estado” y coincidió con los delegados de Desarrollo Social, Romina Bartozetti y Mauricio Vidal, en la decisión del gobierno de “vaciar los programas sociales. Son los trabajadores los que tuvieron que garantizar, muchas veces con dinero de sus propios bolsillos, el funcionamiento de los programas sociales”, insistió. Explicaron que los sumarios que le inició el gobierno provincial a 10 trabajadores de Desarrollo Social de Cipolletti fue por la realización de la radio abierta, con quema de neumático, en el contexto de los reclamos por la eliminación del trabajo en negro, el pase a contrato de los compañeros y ante el cierre de la modalidad grupal y comunitaria que atiende a más de 100 niños víctimas de violencia familiar. Luego de aclarar que la actividad fue “tranquila” informaron que “la investigación surgió de una denuncia penal realizada por la institución” y que “apunta a 10 compañeros” que vienen “sosteniendo la lucha contra el ajuste del gobierno de (Alberto) Weretilneck”. Consideraron que la medida busca “disciplinar” a los trabajadores estatales que vienen exigiendo un salario mínimo de 10.000 pesos. Ayer, también criticaron el incremento a la Policía que “se negoció con un arma arriba de la mesa” mientras que al resto de los sectores no les reconocen siquiera una mesa de discusión salarial, agregaron. Dijeron también que no es la primera vez que sufren “amenazas de sumario” por la lucha que llevan adelante “y que permitió el pase a planta transitoria de 400 trabajadores que estaban precarizados”.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios