Insólito allanamiento de una escuela del norte

Lo dispuso en Huinganco una jueza porque recibió la denuncia de un policía. Su hija le contó que la maestra habría dicho en clase que "todos los policías son asesinos".

HUINGANCO y CHOS MALAL (ACHM y AN).- La Justicia allanó la escuela primaria de Huinganco por la denuncia de un policía, cuya hija le contó que la maestra supuestamente dijo en clase que «todos los policías son asesinos». A la llamativa celeridad de la intervención judicial se agrega que del operativo participaron por lo menos diez personas, con la jueza a la cabeza, que tomaron fotos y se llevaron una lámina utilizada en la clase.

La directora de la escuela dijo que no le informaron cuál es el supuesto delito que motivó el allanamiento, tampoco le dejaron copia de las actuaciones y lo único que pudo obtener fue el nombre de la magistrada que lo dirigió: Mirla Felau, titular del juzgado de Instrucción de Chos Malal.

El hecho, que trascendió ayer, ocurrió el miércoles en la escuela 76 de Huinganco, al norte de Chos Malal. El día anterior se había tratado en el aula el conflicto educativo y el asesinato del profesor Carlos Fuentealba. Al parecer una alumna de primer grado hija de un policía habría llegado llorando a su casa y les dijo a sus padres que la maestra le había dicho que todos los «policías son asesinos».

El padre, que es policía, acudió a la Justicia. Y el miércoles a las 18 llegaron al establecimientos varias personas, entre ellas quien se identificó como la jueza Felau. Le indicaron a la directora que estaban allí por una denuncia efectuada por un padre.

Se identificaron con el nombre pero «nadie me dijo cuál era el delito y qué se investigaba», dijo la directora, Norma Salomón. «Río Negro» pudo saber que el grupo lo integraban funcionarios del Juzgado, de la Fiscalía y la Defensoría.

Los funcionarios, relató la directora, revisaron el aula, sacaron fotos y se llevaron un afiche confeccionado en la clase escolar con reflexiones que eran «opiniones de los chicos que la maestra escribía en el cartel», explicó Salomón. Tras señalar que fue «agresivo que vinieran así a una escuela», dijo que «hicieron de todo antes de explicarme» de qué se trataba el procedimiento. Por lo que escuchó, no se descarta que llamen a la alumna a declarar.

En cuanto a la docente que dictó la clase, Mónica Previte, la directora dijo que lleva 20 años trabajando en la institución y jamás hubo un problema. Ese día «sólo se abordó el tema del conflicto educativo y sus consecuencias», señaló. En ese contexto, dijo que la mayoría de los niños expresa que el paro «es por la muerte de un profesor».

Desde la comunidad se comunicaron con este diario para expresar el malestar por lo ocurrido. Recordaron que muchas veces se presentaron denuncias por delitos como violencia familiar y jamás la Justicia actuó con celeridad.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios