Intentan cerrar el cerco sobre Ben Laden

La Alianza del Norte y nuevas fuerzas cercan a los talibanes en dos ciudades.Estados Unidos ataca refugios de Al Qaeda con bombas y fuerzas especiales.



WASHINGTON/KABUL, (Reuters) – Estados Unidos dijo ayer que estaba “apretando el lazo” alrededor de Osama ben Laden en Afganistán, mientras miles de sus tropas árabes y sus protectores del Talibán se encontraban cercados en la ciudad norteña de Kunduz.

Con casi dos tercios de Afganistán ahora bajo control de la oposición, los comandantes afganos de la Alianza del Norte dijeron que 20.000 combatientes extranjeros y miembros del Talibán estaban aislados en Kunduz y se negaban a rendirse. Según se informó, muchos eran seguidores árabes de Ben Laden que temían ser ejecutados si se rendían a la Alianza del Norte. (ver aparte)

Reportes desde el área de Kandahar, en el sur y considerado el principal reducto del Talibán, y funcionarios estadounidenses hablaron de revueltas anti Talibán en esa ciudad y de combates en el mismo radio urbano.

Un grupo de dirigentes tribales del sur de Afganistán estaba tratando de negociar cierta clase de arreglo para evitar un derramamiento de sangre y advirtió a la Alianza del Norte que no trate de tomar la ciudad.

Las fuerzas leales a otro caudillo de la oposición afgana, Ismail Khan, estaban también avanzando hacia el sur y enfrentaban apenas una débil oposición.

Mientras un pequeño número de soldados de las fuerzas especiales estadounidenses operaba en el sur de Afganistán, la portavoz del Pentágono, Victoria Clarke, dijo que los aviones de combate norteamericanos realizaron el miércoles 136 incursiones contra el Talibán y Al Qaeda.Agregó que EE.UU. estaba recibiendo más información de inteligencia gracias a la recompensa de 25 millones de dólares por la captura de Ben Laden.

El Pentágono dijo que un edificio en Afganistán en donde se reunían miembros de la red Al Qaeda (La Base) de Ben Laden fue bombardeado, causando varios muertos, pero se creía que el extremista islámico de origen saudita seguía con vida.

“Estamos apretando el lazo, es cuestión de tiempo”, dijo el general del Tommy Franks, jefe del Comando Central de Estados Unidos.

Estados Unidos y sus aliados culpan a Ben Laden de los ataques del 11 de septiembre contra Nueva York y Washington que mataron alrededor de 4.600 personas. Washington prometió derrocar al Talibán después que la milicia islámica de línea dura rechazó un ultimátum para entregar a Ben Laden y sus seguidores.

El presidente estadounidense, George W. Bush, logró uno de los objetivos cuando ocho trabajadores extranjeros de ayuda humanitaria, detenidos por el Talibán bajo acusaciones de propagar el cristianismo, fueron rescatados y trasladados a Pakistán.

Apareciendo en Crawford, Texas, junto al presidente ruso, Vladimir Putin, Bush dijo que Estados Unidos buscará ahora lograr sus otras dos metas: “destruir los campos de entrenamiento terroristas para que el país nunca pueda ser usado para el terrorismo otra vez (…) y llevar a Al qaeda a la justicia”. “Y que nadie se equivoque, las otras dos (metas) serán cumplidas”, dijo.

El mullah Omar, el enigmático líder del Talibán, se mantuvo desafiante. “La situación en Afganistán es parte de un gran plan que incluye la destrucción de Estados Unidos”, dijo a la BBC.

Pakistán movilizó ayer tropas y tanques hacia su frontera con Afganistán, con el fin de evitar una invasión talibán a su territorio. (Reuters)

Buscan evitar una carnicería en Kunduz

Frenéticas negociaciones trataban ayer de evitar una carnicería en Kunduz en un duelo a muerte en ciernes entre tropas de la Alianza del Norte y miles de mercenarios árabes de la red de Osama Ben Laden.

Entre 15.000 y 30.000 extremistas, entre ellos 3.000 de los más sanguinarios, se refugiaron en esta ciudad y la convirtieron en el último reducto talibán en el norte de Afganistán.

Abarrotada de integristas huidos de Talokán, Mazar i Sharif y otras ciudades tras la fulgurante ofensiva de la Alianza en los últimos días, Kunduz se convirtió en una ratonera. Portavoces de la Alianza, cuyas tropas cercaron por completo la ciudad y recibieron refuerzos para el asalto final, dieron un ultimátum de 24 horas para la rendición

El alcalde de Kunduz estaba intentando la rendición para proteger a la población civil y evitar el mayor baño de sangre de la guerra.. Pidió de plazo todo ayer y hoy para que salieran si podían, informó el general Mohamed Daud, quien dijo que en ningún caso se negociaría con los “terroristas” más salvajes.

Dentro de la ciudad misma, se produjeron discusiones y tiroteos. Según esas versiones, varios comandantes y jefes talibanes que pretendían entregar Kunduz, con una fuerte población pashtún como ellos, fueron asesinados por la famosa Brigada 55 de Ben Laden. Este núcleo duro está formado por paquistaníes, árabes y chechenos, entre otros mercenarios y temen ser ejecutados si se rinden. “Están desesperados, han visto lo que pasa a los árabes cuando los capturan”, dijo un funcionario.(EFE)

Tribus se organizan para negociar el futuro

La ciudad de Jalalabad, antaño refugio de numerosas bases de la red terrorista Al Qaeda, se convirtió ayer en sede de una importante asamblea de representantes de la etnia Pashtún (mayoritaria en el país) contrarios al Talibán que buscan una pronta salida política al futuro del país.

Cientos de antiguos “mujahidines” y exiliados afganos en Pakistán forzaron ayer la entrada por la frontera de Torjam con decenas de autobuses, para participar de esta asamblea.

El gigantesco convoy fue organizado por Haji Abdulaquir, hermano de abdul Hacq, el líder pashtún asesinado cuando intentaba organizar la rebelión interna contra el régimen afgano.

La idea de los jefes tribales es formar una especie de “Alianza del sur” que tenga un frente unido para negociar con los líderes de la triunfante Alianza del Norte (integrada por militantes de etnia uzbeca, Tayika y Hazara), que está barriendo con los talibanes en casi todo el país.

Los líderes pashtunes aún no dieron a conocer los resultados del encuentro, pero dan por sentado que buscarán un entendimiento con la Alianza del Norte, pese a las rivalidades étnicas. También buscarán una rendición pacífica del Talibán. (EFE)

foto: Un integrante de las fuerzas especiales estadounidenses busca posibles escondites de Al Qaeda en Kabul.


Comentarios


Intentan cerrar el cerco sobre Ben Laden