Interna gremial



CHICHINALES.- La interna que vive el Sindicato de Obreros y Empacadores de la Fruta, llegó ayer un punto máximo cuando desde el sector liderado por Raúl López se intentó avanzar en una toma de un galpón de empaque, sin tener eco en los trabajadores del mismo.

La situación determinó la presencia de personal policial de la subcomisaría de Chichinales y un escribano, para garantizar a los operarios ingresar a sus puestos de trabajo. Según denunció Domingo Lezcano, de la lista Azul, la medida de fuerza fue impulsada debido a que el galpón de empaque tendría trabajadores no registrados. Sin embargo fueron los mismos operarios los que desalentaron esta posibilidad, y no se plegaron a la medida. No obstante Lezcano junto a un grupo de seis dirigentes del sindicato permanecieron en las puertas del empaque ubicado sobre la calle 1 de Chichinales, para bloquear el ingreso y salida de los operarios.

Por su parte, Guillermo Sánchez, socio gerente de la planta de empaque, comentó que "no hay conflicto con el personal. Estamos trabajando 48 sema- nales que es lo que marca la ley. En forma reiterada hemos recibido amenazas de López intimidándonos con parar al personal, quemar cubiertas, y no permitir el ingreso y salida de vehículos".

Aseguró que "el personal en ningún momento dejó de trabajar. A los dos candidatos de esta interna les hemos informado que no vamos a permitir que nos involucren en un tema que es absolutamente gremial".


Comentarios


Interna gremial