Kirchner podría asumir la presidencia del peronismo

Se haría cargo de la titularidad en junio.

El presidente Néstor Kirchner podría asumir en junio del año próximo la presidencia del Partido Justicialista Nacional, según se lo adelantó el mandatario al diputado del PJ bonaerense José María Díaz Bancalari.

La coronación de Kirchner como jefe formal del partido es un largo reclamo de los justicialistas. La dirigencia del PJ busca garantizar así la supervivencia del partido en desmedro del Frente para la Victoria (FPV). «Kirchner me aseguró que accedería a ser presidente del partido, con la colaboración de todos», afirmó Díaz Bancalari, en diálogo con la prensa acreditada en la Cámara de Diputados.

El legislador, que acompañó a Hilda «Chiche» Duhalde como candidato a senador por el PJ bonaerense, se reunió el miércoles con Kirchner por primera vez desde las elecciones del 23 de octubre.

Díaz Bancalari era el interlocutor privilegiado del presidente de la cámara baja hasta que la ruptura en el peronismo lo dejó del lado duhaldista.

Una vez superada las elecciones, y cuando las acusaciones cruzadas d la campaña dejan rápidamente paso a un nuevo entendimiento, la dirigencia justicialista volvió a la carga con su intención de sentar a Kirchner al frente del partido.

El propio Díaz Bancalari se lo planteó el miércoles, en presencia del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y se llevó la respuesta positiva de Kirchner.

Sin embargo, en el oficialismo se enfrentan dos visiones distintas sobre el armado partidario que contendrá al kirchnerismo. Una quiere ver al PJ a la cabeza de cualquier diseño electoral y, en todo caso, al Frente para la Victoria como un aliado eventual.

Otra mirada, que siempre se asoció con la estrategia del propio presidente, prefiere ver al Frente para la Victoria como una estructura superadora del PJ, que en todo caso sobreviviría como una línea interna.

En principio, a menos que la respuesta ofrecida en la Casa Rosada sólo tuviera como objetivo congraciar a su interlocutor, la definición de Kirchner demuestra que el Justicialismo será una herramienta ineludible en futura estrategia electoral.

En ese sentido, el horizonte de la reelección aparece en el centro de las especulaciones. Y, un dato sugerente, el porcentaje de votos logrado por el kirchnerismo sólo alcanza para evitar el ballotage si se suman también los números del PJ disidente. Actualmente, el Justicialismo nacional carece de conducción formal.

El último Congreso partidario, en marzo de 2004 en el predio de Parque Norte, fracasó tras una disputa entre Cristina Kirchner, Chiche Duhalde y Olga Riutort, ex esposa del gobernador cordobés José Manuel de la Sota. A renglón seguido, Kirchner ordenó la renuncia de la mesa chica que había quedado encabezada por el gobernador de Jujuy, Eduardo Fellner. Frente a la acefalía, la jueza electoral María Romilda Servini de Cubría dispuso la intervención del partido, que quedó a cargo del abogado Ramón Ruiz. El interventor tiene la misión de normalizarlo, es decir, lograr que se elijan nuevas autoridades por el voto directo de los afiliados. Según lo prometido a Díaz Bancalari, el proceso concluirá con la elección de una lista encabezada por Kirchner.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios