La «Abu Graib» británica iguala a soldados

Iraquíes desnudos obligados a hacer gestos obscenos. Imágenes así sólo se conocían hasta ahora de la prisión bagdadí de Abu Graib, bajo control estadounidense.

Pero quien ayer haya echado un vistazo, aunque sólo fuese fugaz, a un quiosco británico no habrá podido evitar saber que esta vez, los culpables no eran norteamericanos. «Vergüenza británica», se podía leer en grandes letras. «Bárbaro, brutal, británico» y, quizá lo peor, «Proceso británico de Abu Graib», porque los británicos hasta ahora habían puesto mucho empeño en no ser confundidos con los estadounidense.

«Cuando vimos las horribles imágenes de soldados estadounidenses maltratando a iraquíes en la prisión de Abu Graib, todos pensamos que algo así no podría pasar nunca en un campamento británico», llegó a escribir ayer el patriótico «The Sun».

«Nos equivocamos». En Londres siempre estuvieron orgullos de seguir una «estrategia propia» en Irak: La Royal Army actúa de forma más civilizada, más contenida, más inteligente en el país desértico, conocido de los tiempos coloniales. No era el primer ministro, Tony Blair, el que lo decía, sino todo oficial con el que se hablaba a micrófono cerrado. Y ahora este proceso «en un acuartelamiento venido a menos y azotado por el viento que una vez sirvió a la 'Wehrmacht' de Hitler», escribió «The Times».

Desde la mañana hasta la noche, los canales de noticias británicos informan desde Osnabrueck, donde los tres soldados estacionados en Alemania están siendo juzgados por un tribunal militar por los ataques en mayo de 2003. Aún no hay veredicto. Pero las imágenes publicadas, de cuya autenticidad nadie duda, son tan repugnantes que el jefe del Estado Mayor británico, sir Mike Jackson, se vio obligado el martes por la noche, en un paso sin precedentes, a tomar posición aún antes del final del proceso. Señaló que sólo «un número pequeño» de los 65.000 soldados que han servido hasta ahora en Irak ha sido acusado de ataques semejantes.

Pero esto no servirá para paliar la pérdida de prestigio de las tropas británicas. Todos los canales árabes han mostrado las imágenes con detalle. Políticos británicos temen que a partir de ahora se produzcan más ataques contra los soldados en Irak.

Lo que los británicos quieren saber ahora es si se trató de soldados que actuaron así individualmente por decisión propia o si fueron envalentonados desde arriba. Lo que está ya seguro es que hubo indicaciones de «agarrar fuerte» a iraquíes que hubiesen robado material de ayuda. En caso de que salga algo más, el proceso den Osnabrueck podría convertirse en un problema para el ministro de Defensa británico, Geoff Hoon.

(DPA)

Nota asociada: Guerra en Irak: Cadena de coches-bomba termina con la vida de 28 personas

Nota asociada: Guerra en Irak: Cadena de coches-bomba termina con la vida de 28 personas


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora