La crisis, más allá de la ceniza

Si bien las tan temidas cenizas se convirtieron en un factor determinante también para esta producción, además del ganado y actividades económicas de relevancia en la provincia, existen otros ingredientes que contribuyen a potenciar la crisis. Tanto desde la provincia como los mismos apicultores reconocen que la falta de “asociativismo”, la carencia de un “plan sanitario provincial”, la falta de salas extractoras habilitadas –hay sólo tres para exportación y 14 para la venta local en toda la provincia- claramente juegan en contra de la actividad. Por eso, en el último tiempo, un grupo de productores que integran el Consejo Apícola provincial reclamó enérgicamente y exigieron respuestas al gobierno provincial ante la informalidad que rodea al desarrollo de la actividad en Río Negro y la falta de un plan general sanitario apícola, que permita hacer frente a problemas sanitarios que necesitan soluciones urgentes, remarcó en tal oportunidad el productor de miel, Oscar Ford. “En toda la provincia hay una sola cooperativa y las asociaciones no deben ser más que tres. A esto se suma que gran parte de los productores no están registrados, con lo cual no cumplen los requisitos para recibir ayudas en el caso que existan, y la mayoría extraen su producto en salas ‘caseras’ lo cual hace que la comercialización no sea la mejor y sin valor agregado”, expuso Gil.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora