La cultura está en crisis y avizora un horizonte complejo

Desde el gobierno se lanzaron planes de reactivación, pero los artistas aseguran que no son suficiente. Buscan otras alternativas y se preparan para volver.

Ni bien la pandemia se hizo presente en el país, aún antes que se dictara la cuarentena que ya lleva más 149 días, la cultura se detuvo, tal como lo hace un reloj cuando se queda sin pilas. De repente todo se paralizó y no se sabe cuándo podrá volver a funcionar.

Y, aún más grave, cuando lo haga será sumamente diezmado por el distanciamiento social. En toda la provincia hay artistas cuyo único sustento de vida es su arte, algo que no pueden llevar a cabo.

Las deudas y el hambre crecen; las medidas para atender esas demandas, siempre son pocas. Y mientras, dos proyectos de ley para declarar la emergencia “duermen” en la legislatura de Neuquén.

El ministerio de las Culturas de la provincia lanzó un Plan de Contingencia (ver aparte) que incluyó dos aportes a las salas independientes, un relevamiento de artistas, algunos programas virtuales y contratación de artistas, más la continuidad de créditos blandos para industrias culturales y la confección de protocolos de funcionamiento para algunos sectores.

El programa contempla entre otras cosas, un aporte de 140.000 pesos para cada una de las salas independientes. Prevé además la contratación de artistas autogestionados y la creación de espacios virtuales para al generación de contenidos culturales en el marco de la pandemia.

Sin embargo, ese plan fue insuficiente y esporádico. Así lo denuncian desde la Asamblea Permanente de Artistas en Emergencia. “Hubo un aporte a las salas, muy tardío que son estos dos aportes de 70 mil pesos que lo que se propone es repetirlo, pero no sabemos cómo. Para trabajadores y artistas no hubo nada directo, lo que sí hicieron fue viabilizar algunos planes de Nación, pero fueron algo como 15 cupos. No fue sistemático, no abrieron un relevamiento ni hicieron llegar esa medida a todo el mundo, fueron 15 que venían de arriba. También elaboraron un plan para comprar cachets, pero en una situación de emergencia se complica pensar en vender a futuro una función que no sabes cuándo vas a hacer. Es un compromiso que estas tomando a un futuro muy incierto, en un momento en el que también vas a tener que estar trabajando para sostenerte en ese momento”, confió Diego Seage, uno de los artistas de la asamblea.

En los últimos días el gobierno provincial anunció un Plan de Reactivación (ver aparte) para el sector cultural. Un plan que aún no tiene grandes definiciones y en el que los artistas esperan poder tener injerencia para encontrar una salida que alivie el peso de sostenerse sin trabajo.

“En la reunión con el ministro de las Culturas, (Marcelo Colonna) nos encontramos con un plan ya anunciado, que es un plan de reactivación. Si bien está buenísimo que se pueda empezar a pensar en un plan de reactivación y también que seamos convocados a participar y hacer aportes, la realidad es que nosotros todavía no superamos la emergencia. Entonces esto nos dejo bastante preocupados”, aseguró Seage sobre la más reciente novedad del ministerio en relación a la situación de los artistas de la provincia.

Y resaltó: “la idea es volver a trabajar como se pueda, pero el problema es que esa reactivación entiende que la emergencia ya pasó y la emergencia está peor que nunca”.

Este plan de reactivación implica el otorgamiento de créditos blandos destinados a la compra de equipamiento para las salas de culturales. En total son 15 millones de pesos.

Los miembros de las asociaciones culturales de la ciudad de Neuquén no están convencidos de que esto sea una posibilidad real para salir de la crisis. Sostienen que no podrán asumir el costo de pagar un crédito cuando la actividad va a estar diezmada por los nuevos protocolos de aislamiento que se aplicarán cuando se reabran las puertas. Hay que tener en cuenta que regresarán con la capacidad de las salas reducida al menos hasta la mitad.

Qué implica el plan provincial de contingencia

Tal como informaron del ministerio de las Culturas el Plan de Contingencia fue puesto en marcha el 16 de marzo.

El mismo, según información oficial, incluyó: el aporte para las salas independientes de teatro, la creación de un relevamiento de artistas independientes cuyo único ingreso proviene de la autogestión; la adaptación de todos los programas del ministerio a versión digital, para la contratación de servicios y productos culturales de artistas, priorizando aquellos cuyo único ingreso es la autogestión y la creación de espacios virtuales para compartir con la comunidad contenidos culturales, producidos en el marco de la pandemia.

Aunque también señalaron que “se tomaron medidas específicas para el ámbito de las Industrias Culturales” y que en ese sentido se extendió el plazo de gracia para los créditos otorgados.

Y por último, el Plan de Contingencia incluyó la elaboración de protocolos para el área audiovisual y artistas de la música y artes escénicas, para ensayos, producción y grabación.

La idea es volver a trabajar como se pueda, pero el problema es que esa reactivación entiende que la emergencia ya pasó y la emergencia está peor que nunca”.

Diego Seage, miembros de la Asamblea Permanente de Artistas en Emergencia.

La ley de emergencia cultural duerme en la Legislatura

Las diputadas Lorena Parrilli del Frente de Todos, y Patricia Jure del Frente de Izquierda Unidad presentaron dos proyectos para declarar una ley de emergencia para el sector cultural. Ninguno de los dos fue tratado, ni siquiera, en la comisión de Cultura de la Legislatura de Neuquén.

“El 31 de mayo presentamos el proyecto de emergencia cultural y quedó dormido. Está dormido, sin tratarse en la comisión de Cultura, ni el nuestro, ni el que presentó la izquierda tampoco. Lo que nosotros notamos es que no hay voluntad política de que se apruebe este proyecto. Este proyecto abarcaba bastante cuestiones que tenía que ver con la problemática de hace dos meses y que ahora se agrava más”, aseguró Parrilli, una de las legisladoras que pretendía colaborar con la emergencia que viven los artistas de la provincia.

Y agregó: “Lamentablemente el proyecto está dormido en la legislatura, porque el MPN no quiere tratarlo, el resto de los bloques si tenemos voluntad política de que se trate, de que se apruebe, que se discuta y que sea el proyecto que quieren los trabajadores de la cultura y no el que uno desarrolló”.

Y la falta de voluntad política, parece no ser exclusiva del ámbito legislativo. Es que los artistas sostuvieron que el ministro de las Culturas, Marcelo Colonna les señaló abiertamente que no acompañaría ninguno de los proyectos de emergencia cultural.

“Lo que más nos pegó es que el ministro dijo que no va a acompañar una ley de emergencia porque no es de su autoría”, dijo Diego Seage, de la Asamblea de Artistas.

Créditos blandos soluciones cortas

El Plan de Reactivación Cultural fue anunciado con bombos y platillos. Pero lo cierto es que lo único que ya fue lanzado y de lo que se conocen detalles es de la nueva etapa de créditos blandos para la industria cultural.

Se trata de 15 millones de pesos en créditos a los que se podrá acceder desde el próximo martes. Son créditos pensados para equipamiento de los emprendimientos culturales. La primera etapa comenzó a concretarse a fin del año pasado y fue un hecho histórico: fue la primera vez que el sector de la Industria Cultural podía acceder a créditos amigables.

Pero hoy, el contexto cambio y para gran parte de los artistas no es una opción viable. “Estos créditos no nos tocan ni por cerca. Está buenísimo que se den pero es complicado porque si vos no sabes cómo vas a resolver el día a día, meterte en un crédito es complicadísimo”, ejemplificó Diego Seage, artista de la asamblea.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios